Competencia recurre las normativas de pisos turísticos de Bilbo y Donostia

La CNMC ha recurrido ante los tribunales las normativas urbanísticas sobre viviendas turísticas aprobadas en Bilbo y Donostia al entender que «son contrarias a la competencia» y «perjudican a los consumidores». El Consistorio bilbaino ha recordado que rechazó el requerimiento del organismo regulador por unanimidad.

NAIZ|2018/08/07 12:50|Iruzkin 1
Donostia_turismo
Imagen aérea de una calle céntrica de Donostia. (Gorka RUBIO/FOKU)

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha recurrido ante el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) las normativas urbanísticas sobre viviendas turísticas aprobadas recientemente por los ayuntamientos de Bilbo y Donostia.

Previamente, la CNMC había enviado requerimientos a los ayuntamientos afectados para que justificaran la necesidad de las restricciones impuestas al alquiler de apartamentos turístiscos o, en caso contrario, anularan los requisitos exigidos.

De esta manera, el organismo regulador pretendía evitar la presentación de los recursos ante los tribunales, intento que no ha resultado fructífero.

La CNMC considera que las normas aprobadas por los ayuntamientos de Bilbo, Donostia y Madrid –que también está entre las recurridas– son «contrarias a la competencia» y a «los principios de regulación económica eficiente», además de que «perjudican a los consumidores y usuarios».

En su opinión, las medidas tienen efectos «restrictivos» sonre la competencia al impedir la entrada de nuevos operadores y consolidar a los ya instalados. Según el organismo regulador, este hecho «elevará los precios y reducirá la calidad, la inversión y la innovación».

Además, cree que las medidas adoptadas «no garantizan una mayor calidad de los alojamientos turísticos ni protegen adecuadamente a los ciudadanos».

Rechazo por unanimidad

El Ayuntamiento de Bilbo, en respuesta al recurso del CNMC a su normativa sobre viviendas turísticas, ha recordado que el Pleno municipal del 31 de mayo rechazó por unanimidad la petición del organismo regulador.

En Bilbo, la regulación municipal establece que solo se permitirán alojamientos turísticos en la primera planta de los edificios residenciales o en las plantas inmediatamente inferiores a las viviendas habituales.

En el Casco Viejo y Bilbao La Vieja la norma determina mayores restricciones, ya que permite un único alojamiento por edificio, también en primera planta.