Willy Toledo queda en libertad provisional sin fianza

Willy Toledo ha quedado en libertad provisional sin fianza y sin ninguna medida cautelar tras ser conducido ante el juez en el juzgado de instrucción número 11 de Madrid. El actor ha defendido que no ha cometido ningún delito.

NAIZ|MADRID|2018/09/13 11:51|Iruzkin 1
Willy-toledo
Willy Toledo está imputado por supuesta «vejación de los sentimientos religiosos». (Benjamin CREMEL/AFP)

Willy Toledo fue detenido ayer y ha dormido en los calabozos de la Comisaría de Moratalaz de Madrid, según ha indicado su abogado.

Esta mañana ha sido conducido ante el juez en el juzgado de instrucción número 11 de Madrid, que ha decretado su libertad provisioinal sin fianza y sin ninguna medida cautelar mientras continúa la investigación de la causa abierta tras la denuncia de que interpuso la Asociación Española de Abogados Cristianos por supuesta «vejación de los sentimientos religiosos».

En la vista, el actor se ha negado a declarar y se ha limitado a ratificar un escrito que ya presentó su abogado ante el juez en el que insiste en que no ha cometido «ningún delito» y por ello no considera «necesario» presentarse ante «ningún juez ni fiscal», según ha informado él mismo a los medios a la salida del juzgado.

«No he acudido a las citaciones judiciales no porque tenga ganas de pasarme ocho meses con todo esto a mi espalda sino, primeramente, porque me parece que no he cometido ningún delito y porque me parece absolutamente tercermundista que en este país todavía existan cinco artículos del Codigo Penal referentes a las ofensas a los sentimientos religiosos», ha subrayado.

Toledo ha vuelto a pronunciar las palabras que escribió en su perfil de Facebook y que están en el origen de la denuncia: «Me cago en Dios y me cago en la virgen y me sobra mierda para cagarme en el dogma de fe y en la santidad de la virginidad de la virgen María 27 mil veces como hacéis todos los que tengo aquí delante todos los días de vuestra vida».

A la entrada del juzgado, Toledo también ha gritado: «Tendría usted que desaparecer de la faz de la tierra», un comentario que, según ha precisado, ha dirigido a todos «los fascistas ultraderechistas y fundamentalistas católicos».

Ha dejado claro ante los periodistas que acatará cualquier resolución judicial, pero ha reivindicado que es «necesario y fundamental llevar a cabo un acto de desobediencia civil» para que «se genere un debate» donde se decida «si es realmente democrático» que haya delitos contra los sentimientos religiosos.

Ha explicado que no tiene «ninguna objeción» a su arresto porque sabía «que iba a llegar», aunque ha admitido que intentó escaparse por la casa de su vecino pero que le «pillaron» porque el taxi tardó 10 minutos en llegar.

Sí ha denunciado que no se le permitiese ver a su abogado durante el tiempo en el que ha estado detenido y ha anunciado que «probablemente» tome acciones legales al respecto.