ARNALDO OTEGI
 

Arnado Otegi (Elgoibar, 1958) es uno de los políticos en activo más conocidos, en Euskal Herria y fuera de nuestras fronteras. Coordinador General de EH Bildu militó en ETA en su juventud y más tarde en Herri Batasuna, Batasuna y Sortu. Ha pasado hasta en siete ocasiones por la cárcel por motivos políticos.

«Me gustaría recuperar el anonimato»
MARTIN GARITANO | UDATE |2018/09/14 11:38
Arnaldo-otegi
(Jon URBE / FOKU)

PREGUNTAS CON HISTORIA

Antoniette Faure, la hija del entonces presidente de la República Francesa interrogó al célebre novelista Marcel Prout a fin de conocer la verdadera personalidad del personaje. El test se conoce como el “cuestionario Proust”. Y también nosotros, sin el permiso de la autora, lo aplicamos, con una pregunta más, a figuras representativas de la vida política y social de Euskal Herria.

¿Principal rasgo de su carácter?
Aunque siempre es difícil hablar de uno mismo, creo que el optimismo, el buen humor y la persuasión.

¿Qué cualidades aprecia más en un hombre?
Las mismas que en cualquier persona.

¿Y en una mujer?
Reiterando lo anterior, fundamentalmente tres: La coherencia entre lo que se piensa y cómo se vive, la honestidad y la humildad.

¿Qué espera de sus amigos?
Que estén ahí en las duras y en las maduras, que es lo mismo que creo que esperan de mí.

¿Su principal defecto?
Algunos dicen que mi optimismo antropológico, aunque yo lo entiendo como una forma de afrontar la vida.

¿Su ocupación favorita?
La lectura, además de la recuperación de la serenidad y el silencio de nuestros montes.

¿Su ideal de felicidad?
Los seres humanos podemos aspirar a niveles de felicidad «razonables». Los clásicos decían que, si además de una buena biblioteca dispones de un buen jardín, tu felicidad será completa. Para mí esa es una buena reflexión, pero te añadiría una buena puesta de sol en las costas griegas, con tus seres queridos, con un buen libro y en un contexto donde habría recuperado el anonimato.

¿Cuál sería su mayor desgracia?
La pérdida de un ser querido, sin ningún género de duda.

¿Qué le gustaría ser?
Me hubiera gustado dedicarme a la educación, pero me conformo con ser quien soy y estoy orgulloso de representar al pueblo abertzale de izquierdas.

¿En qué país le gustaría vivir?
Sin lugar a dudas en Euskal Herria y si debiera elegir una alternativa, en Venecia o cualquiera de las islas griegas.

¿Su c0lor favorito?
El rojo.

¿La flor que más le gusta?
El clavel... rojo, of course.

¿El pájaro que prefiere?
El txantxangorri.

¿Sus autores favoritos en prosa?
Joseba Sarrionandia y Leonardo Padura.

¿Sus poetas?
No soy gran lector de poesía, pero me quedo con dos: Mayakovsky e Itxaro Borda.

¿Un héroe de ficción?
Aquiles. Recomiendo a todo el mundo la lectura del mundo clásico griego. Además, no hace tanto que dieron una batalla heroica contra la Troika.

¿Una heroína?
Rosa Luxemburgo.

¿Su compositor favorito?
Mikel Laboa puede ser el principal.

¿Su pintor preferido?
Los impresionistas en general y Van Gogh en particular.

¿Su héroe de la vida real?
Josu Muguruza y tantos otros como Jokin e Itziar, Jon Idigoras, Santi Brouard...

¿Su nombre preferido?
Garazi eta Hodei.

¿Qué hábito ajeno no soporta?
No soporto a la gente que cree que el órgano más importante de la anatomía humana son los codos.

¿Qué es lo que más detesta?
A la gente que es capaz de decir a los demás lo que hay que hacer cuando ellos jamás lo han hecho ni lo harán.

¿Una figura histórica que le ponga mal cuerpo?
Franco o Pierre de Lancre.

¿Un hecho de armas que admire?
Nuestra resistencia en Amaiur defendiendo nuestra soberanía. También la toma del Palacio de Invierno o la resistencia comunista en Stalingrado.

¿Qué don de la naturaleza le gustaría poseer?
Su perfecto equilibrio.

¿Cómo le gustaría morir?
Con tranquilidad, sin sufrimiento físico y rodeado por quienes me quieren.

¿Cuál es el estado más típico de su ánimo?
Optimista y con buen humor.

¿Qué defectos le inspiran más indulgencia?
Los derivados del ego y las miserias humanas. Quizás porque hay mucha gente a la que le gustaría ser más conocida y más popular y a mí en cambio me gustaría recuperar el anonimato.

¿Tiene un lema?
«Sic transit gloria mundi ». La vida en el mundo es efímera.

¿Cuáles han sido sus quince minutos de gloria?
Están por llegar y serán los quince minutos que tardará el último preso político vasco en recorrer el trayecto desde su celda hasta donde se encuentren sus familiares.