El Gobierno español presenta un plan para actualizar el mapa de fosas y acometer exhumaciones

El Ministerio español de Justicia ha acordado con los responsables de memoria histórica de los gobiernos autonómicos actualizar el mapa de fosas de la Guerra del 36 y de la posterior dictadura franquista para diseñar planes cuatrienales de exhumaciones. En Euskal Herria hay localizadas alrededor de 300 fosas. 

NAIZ|MADRID|2018/09/19 16:04|0 iruzkin
Fosa_ibero
Restos de dos víctimas del alzamiento franquista exhumados el pasado mes de mayo en Ibero. (Gobierno de Nafarroa)

En rueda de prensa tras su primera conferencia con los representantes autonómicos, el director general para la Memoria Histórica del Gobierno español, Fernando Martínez, ha explicado que también se estudiará la creación de un banco de ADN de desaparecidos a nivel estatal, aunque ha pedido no poner «excesivas expectativas» en el proyecto por su complejidad técnica.

En la reunión, celebrada en la sede del Ministerio de Justicia, se ha apostado por un elaborar un «censo de víctimas» y un listado de las edificaciones construidas por batallones disciplinarios y prisioneros, así como «chequear» los monumentos en los que pervive simbología franquista.

Martínez ha ratificado que el objetivo del Estado –lo que incluye a todas las administraciones, incluidas las autonómicas, diputaciones y ayuntamientos– es liderar las exhumaciones, aunque ha reconocido que habrá que esperar a los próximos Presupuestos Generales del Estado para que las políticas de memoria histórica cuenten con recursos, ya que la partida actual es «cero».

Según Martínez, el objetivo es que «una partida significativa» de ese presupuesto de memoria histórica vaya destinado a exhumaciones, una de sus prioridades.

Mapa de fosas

Pero primero, ha recalcado, hay que actualizar el mapa de fosas comunes –en las que se estima que puede haber entre 100.000 y 114.000 personas–, ya que el que tiene el Ministerio en estos momentos habla de 2.740 y se cree que la cifra es muy superior.

Tras actualizar el mapa se diseñarán planes cuatrianuales de exhumaciones que se concretaran en planes anuales con las comunidades, diputaciones y ayuntamientos, en los que se establecerán las intervenciones prioritarias.

En el caso de Euskal Herria, había localizadas en 2016 un total de 277 fosas: 47 en Gipuzkoa, 45 en Bizkaia, 28 en Araba, mientras que en Nafarroa la cifra era muy superior, 157. Además, el mapa navarro fue actualizado en 2017 incluyendo información más precisa e incluyendo 76 nuevas actuaciones.

El paso siguiente será la identificación de las víctimas, para lo que se estudiará la creación del banco de ADN de desaparecidos.

Martínez, que ha recordado que hay territorios que ya tienen sus propios bancos –tanto en la CAV como en Nafarroa ya existen–, ha insistido en la «complejidad» de un proyecto que puede crear «falsas expectativas de que se va a resolver todo», pero ha prometido que el proyecto se va a estudiar.

También se ha puesto sobre la mesa con «bastante acuerdo» entre los asistentes a la reunión la creación de un censo de víctimas «que permita conocer realmente el alcance que tiene la violación de los derechos humanos durante la Guerra Civil y el franquismo», una tarea que Martínez reconoce compleja porque «hay muchas modalidades de víctimas» que se van a «estudiar y analiza»" para poder diseñar el registro y porque en inicio, se hablaba de censar solo a los desaparecidos.

«Víctimas son todas y por lo tanto hay que contemplarlo. La diferencia es que unas víctimas fueron reparadas, las de los vencedores, con homenajes todos los años y reparaciones económicas, y otras, las de los vencidos, fueron estigmatizadas, criminalizadas e invisibilizadas. Es una cuestión de humanidad», ha sentenciado.

El director general de Memoria Histórica ha trasladado a los gobiernos autonómicos que cuando se consolide la estructura de su departamento se contará con una oficina de atención a las víctimas del franquismo y les ha animado a sumarse a los actos que se están organizando para recordar el año que viene a los miles de ciudadnos que se exiliaron.

Según ha explicado, la exhumación del dictador Francisco Franco del Valle de los Caídos no ha sido analizada en la reunión, aunque sí ha habido comunidades que han pedido estudiar la posibilidad de que se puede exhumar y trasladar a víctimas allí enterradas si las familias lo solicitan.

Martínez ha destacado el consenso y la disposición mostrada por todos los responsables autonómicos en la reunión y no ve que haya comunidades «reacias» a las medidas estudiadas, aunque es cierto que algunas están mucho mas avanzadas que otras.

«Esto no es una cuestión ni de derechas ni de izquierdas, es una cuestión de humanidad y esto es lo que nos reclaman los organismos internacionales humanitarios», ha reiterado.

Ley de Memoria Histórica

Los proyectos en marcha, en especial el del mapa de fosas y las exhumaciones, se promoverán mientras se tramita en el Parlamento la reforma de la Ley de Memoria Histórica.

La ministra española de Justicia, Dolores Delgado, prometió una reforma «integral» y Martínez ha garantizado que se mantiene ese compromiso, aunque finalmente no habrá un proyecto de ley específico.

La norma se reformará a través de las enmiendas que los grupos planteen al decreto sobre la exhumación de Franco, que se tramitará como proyecto de ley.

Las comunidades volverán a reunirse en cuatro meses para concretar los proyectos y Martínez ha ratificado el compromiso de Justicia de contar con las asociaciones de víctimas.

ERLAZIONATUTAKO ALBISTEAK
LOTURAK