Salud de Nafarroa implanta un programa de medición de glucosa con sensores ‘flash’

El Departamento de Salud del Gobierno de Nafarroa va a implantar a lo largo de este mes, con un grupo de 150 menores, un nuevo programa de monitorización de glucosa mediante sensores tipo ‘flash’ para pacientes con diabetes mellitus tipo 1.

Naiz|2018/11/09 12:54
Domingueznueva
El consejero Domínguez ha explicado la implantación de un programa de medición de glucosa con sensores ‘flash’. (Jagoba MANTEROLA/FOKU)

Se trata, ha explicado en conferencia de prensa el consejero de Salud, Fernando Domínguez, de menores de 4 a 17 años, que requieren múltiples dosis de insulina y más de seis controles de glucemia al día.

A lo largo de 2019, este mismo dispositivo se extenderá a otros colectivos como personas adultas con alguna discapacidad que dificulta el uso de los mecanismos actualmente disponibles, embarazadas, y personas con hipoglucemias de repetición.

Este sistema es «más cómodo y fácil de usar», ya que evita a los usuarios tener que pincharse varias veces al día, ha señalado el consejero, quien ha estado acompañado por el director de Asistencia Sanitaria al Paciente, Alfredo Martínez, y la jefa de Sección de Pediatría, María Chueca.

El sensor, tipo parche, queda implantado en el brazo del usuario durante 14 días y el paciente puede conocer los datos en tiempo real al aproximar al mismo un lector o un teléfono móvil adaptado.

Así, en la pantalla se aprecia la concentración de glucosa en el líquido intersticial en ese momento, el registro gráfico de los niveles de las últimas ocho horas y la tendencia, lo que permite anticiparse a situaciones de hipo o hiperglucemia.

En esta primera fase se estima que unos 150 menores puedan beneficiarse de esta tecnología, 120 de ellos en el Servicio de Pediatría del CHN y el resto en los servicios de pediatría de las áreas o en los servicios de endocrinología de adultos.

En el caso de los pacientes controlados en el Servicio de Pediatría del CHN que acepten el dispositivo, el material (un lector y cuatro sensores) les será entregado y colocado en la unidad de diabetes infantil, donde serán formados para su manejo y uso correcto.

Esta fase inicial tendrá un coste de unos 180.000 euros y la implantación del sistema a toda la población susceptible de utilizarlo costaría entre 2,5 y 3 millones de euros, ha comentado Martínez, quien ha apuntado que, por otro lado, se reducirían los costes de tratamiento y muchas complicaciones de salud asociadas a la diabetes.

Martínez ha señalado que este tipo de sensores no eliminan totalmente los «pinchazos» tradicionales para la medición de glucosa, ya que estos siguen siendo necesarios en algunas ocasiones.

La jefa de Sección de Pediatría ha destacado por su parte que la incorporación de este dispositivo a la cartera de servicios de Osasunbidea es «muy importante» para los niños y adolescentes, para sus familias y para el sistema educativo.

La diabetes melitus, ha subrayado, es una de las patologías crónicas más prevalentes. En Nafarroa, aproximadamente el 6 % de la población está diagnosticada de esta enfermedad (unas 38.000 personas) y, de ellas, el 5 % (unas 1.900), presentan la de tipo 1, que requiere siempre tratamiento con insulina.

Al respecto, ha indicado que cada año se diagnostican en Nafarroa unos 15 nuevos casos de diabetes en menores de 0 a 15 años y la enfermedad aparece cada vez a edades más tempranas, incluso en niños de 1 año.

Chueca ha afirmado que la cura de la diabetes está aún lejana, pero, con este tipo de sensores y las «bombas» de insulina, «estamos cerca de un páncreas artificial», que en unos años puede ser «una realidad».