«No nos duelen los golpes de la Policía, nos duelen los despidos»

Azkoien ha acogido una jornada solidaria con los trabajadores de Huerta de Peralta que llevan diez días en huelga. Cientos de personas han protagonizado primero un corte de carretera y después una manifestación en la que los trabajadores han exigido soluciones. Se espera para hoy la respuesta de la empresa a la propuesta del comité.

NAIZ|AZKOIEN|2019/01/04 14:21|7 iruzkin
Azkoien
Acto tras la manifestación que ha recorrido Azkoien. (Iñigo URIZ/FOKU)

Una repleta plaza de Azkoien ha servido de altavoz hoy para las reivindicaciones de los trabajadores de Huerta de Peralta. «No nos duelen los golpes que la Policía Foral nos ha dado estos días. Nos duelen los despidos que hicieron sin ninguna razón», ha resumido ante los congregados Houssine Yagoubi, presidente del comité de empresa de Huerta de Peralta.

«¡Sois muy grandes!», había resumido minutos antes Ramón Lacalzada, responsable de LAB en Erribera. Y es que la de hoy ha sido una jornada solidaria larga pero emotiva. Un día que comenzaba con los termómetros bajo cero y frente a la planta situada a las afueras de la localidad.

Tras los primeros cafés y bollos para hacer frente al frío, los congregados han procedido a cortar la carretera que pasa frente a los invernaderos. La Policía se ha limitado a guardar un cordón de seguridad y, a diferencia de días anteriores, no ha arremetido contra los congregados. Solo ha habido un incidente durante la comida popular posterior a la manifestación. Los forales han retenido a un huelguista, según informa Ahotsa.info al creer que estaba saboteando un invernadero, cuando en realidad estaba haciendo sus necesidades.

Durante la protesta matinal LAB ha repartido octavillas en las que se podía leer «Mis derechos son sangre en mis venas, no los olvidaré aunque me maten» en hausa, árabe, castellano y euskara.

A media mañana el sindicato ha anunciado que desde el Gobierno de Nafarroa le habían confirmado que la empresa responderá hoy a las peticiones de los trabajadores y que lo hará por escrito.

Entre quienes han acudido a Azkoien a apoyar a los huelguistas se encontraba la secretaria general de LAB, Garbiñe Aranburu, que ha censurado que «una sociedad no puede permitir que haya trabajadores y trabajadoras en situación de explotación laboral y en régimen de semiesclavitud». La dirigente sindical ha insistido en que «la empresa tiene hoy la posibilidad de terminar con este conflicto laboral», Aranburu ha remarcado que la mayoría de los trabajadores de la planta son personas migrantes y en una situación de mayor vulnerabilidad. Tras recordar que la protestas anteriores han logrado «mejoras sustanciales» en sus condiciones de trabajo, ha denunciado que «la empresa no ha digerido bien esa victoria sindical y ha respondido con represión patronal, despidos y sanciones».

Aranburu ha pedido al Gobierno de Nafarroa que «se implique» en la solución de este conflicto laboral y ha anunciado que las movilizaciones seguirán, «esta lucha no va a parar hasta conseguir la readmisión de todos los despedidos y la retirada de todas las sanciones». LAB ha puesto en marcha una caja de solidaridad complementaria a la suya para dar cobertura a los huelguistas no afiliados al sindicato.

ERLAZIONATUTAKO ALBISTEAK