Inclusión y vida independiente, ejes del nuevo Plan de Discapacidad de Nafarroa

El Departamento de Derechos Sociales del Gobierno navarro ha elaborado el nuevo Plan de Discapacidad de Nafarroa 2019-22, con un enfoque de planificación basado en una metodología participativa, de manera que los distintos agentes involucrados en la materia han contribuido de forma activa en su elaboración.

Naiz|2019/02/12 13:14
Plandiscapacidadnavarra_bcopia
Presentación del nuevo Plan de Discapacidad de Nafarroa. (GOBIERNO DE NAFARROA)

Según señala el Ejecutivo en una nota, estos actores comprenden tanto la Administración Pública en sus distintos ámbitos como la sociedad civil, incluyendo entidades del sector de la discapacidad, así como otras organizaciones ciudadanas.

De manera especial, se ha buscado la contribución directa de las propias personas con discapacidad y de sus familias. Un total de 915 personas han participado durante el proceso participativo. Este se inició en primavera de 2018 y en él se ha prestado especial atención a la perspectiva territorial y a la perspectiva de género.

Este nuevo Plan ha sido presentado en la jornada titulada ‘Un nuevo Plan de Discapacidad para Navarra’, por el vicepresidente de Derechos Sociales, Miguel Laparra, el director general del Observatorio de la Realidad Social, de Planificación y de Evaluación de las Políticas Sociales, Patxi Tuñón, que ha clausurado la jornada, entre otras personalidades.

Un nuevo modelo
Según los datos aportados en el diagnóstico, en abril de 2018 en Nafarroa había 32.229 personas con certificado de discapacidad. Esto supone que el 5% de la población tiene una discapacidad reconocida superior al 33%. Sin embargo, según la proyección de la población con discapacidad realizada para el diagnóstico, se estima que en el año 2030 alrededor de 36.165 personas puedan tener una discapacidad reconocida superior al 33%, casi 4.000 más que 2018.

Este nuevo plan pretende dar respuesta a las necesidades de estas personas y avanzar en un modelo de atención, preventivo e integral, orientado a mejorar la calidad de vida, promoviendo su autonomía personal y, también, a evitar o retrasar procesos que limitan una vida independiente.

Asimismo, este proyecto tiene como misión lograr que las personas con discapacidad alcancen la máxima inclusión social, en igualdad de condiciones que el resto de la población, con el mayor grado de autonomía personal y de calidad de vida posible.

Para ello, la Administración navarra, junto a las entidades colaboradoras, las personas con discapacidad y la ciudadanía en general, se proyecta como una referencia en el desarrollo de una atención integrada y centrada en la persona, donde los servicios y los recursos se organicen de forma transversal y coordinada para dar respuesta a las necesidades de las personas con discapacidad.

Las áreas de actuación se organizan en 24 líneas estratégicas, con una propuesta inicial de 244 actuaciones para los distintos departamentos y un calendario para los cuatro años de vigencia del plan.

Ente las medidas, mejorar la detección temprana, la valoración y orientación de las personas con discapacidad, acercar los servicios a los usuarios, y proporcionar recursos de apoyo con mayores ayudas económicas y un sistema de préstamo, intercambio, reparación y reutilización.

Se quiere además desarrollar un modelo de atención integral y personalizado, implantar de forma progresiva el servicio de teleasistencia avanzada, crear unidades de convivencia en atención diurna y habilitar un servicio de intervención familiar.

Otras acciones pasan por ofrecer recursos de vivienda y residenciales, por la coordinación e integración intersectorial y multinivel de la servicios sociales, educativos, sanitarios, de empleo y de vivienda, y crear una guía de entidades y un protocolo de coordinación entre la administración las asociaciones del sector, todo ello junto a acciones formativas dirigidas a los profesionales.