Muñoz da el relevo a Lakuntza para reforzar el sindicalismo de contrapoder

Txiki Muñoz ha ofrecido hoy en Bilbo su última rueda de prensa como secretario general de ELA antes de que, en el Congreso Extraordinario del 5 de abril en el Kursaal donostiarra, pase el testigo a Mitxel Lakuntza. Ha incidido en la etapa «muy dura» que les ha tocado afrontar, marcada por la crisis, pero ha mostrado su satisfacción porque el modelo de contrapoder está logrando atraer a más jóvenes y mujeres a su sindicato.

Agustín GOIKOETXEA|BILBO|2019/03/13 12:47
Ela
Presentación del Congreso Extraordinario de ELA. (Luis JAUREGIALTZO / FOKU)

El reloj biológico marca los relevos en las responsabilidades en ELA. Txiki Muñoz se acerca a los 60 años y toca dejar sitio a nuevas generaciones. Es el último cuadro del sindicato que estuvo en el Congreso de refundación de Euba, en 1976, y tras nueve años al frente de la primera central del país, se echa a un lado para que ELA continúa profundizando y reforzando su modelo de contrapoder.

En el Congreso Extraordinario del Kursaal, que se desarrollará bajo el lema ‘Indar Betean’, se propondrá a las 736 personas delegadas la candidatura de Mitxel Lakuntza a la Secretaría General y los once componentes del Comité Ejecutivo, al que se incorpora Maialen Aranburu, para ocuparse del área de Acción Social.

Es tiempo de hacer balance y Txiki Muñoz ha señalado que deja su responsabilidad satisfecho por el modelo sindical que desarrolla desde la época de Jose Elorrieta. «No pretendemos agradar a todo el mundo, sí a la clase trabajadora», ha dicho, añadiendo que le preocupa el papel que está jugando la izquierda política en el actual escenario neoliberal.

Muñoz ha defendido que ELA profundice en su modelo aunque, ha advertido, de que «no hay que dejarse llevar por la inercia. Respecto a su sucesor, ha destacado el «largo recorrido» de Lakuntza en distintas responsabilidades. «Lo importante es el equipo que está detrás», ha resaltado, dejando al sindicato con más de 100.000 afiliados que le otorgan la suficiente autonomía para llevar adelante su modelo de contrapoder en la acción sindical y en la negociación colectiva.

Tres resoluciones

Amaia Muñoa, secretaria general adjunta, ha explicado que la cita de Donostia no va traer consigo cambios en la estrategia sindical acordada en el Congreso Ordinario de Bilbo, conscientes de los retos difíciles a los que se enfrentan en la actual coyuntura.

Además de los relevos en la dirección, en el Kursaal se debatirá y votarán tres resoluciones. En una de ellas, ELA reafirmará su compromiso con la transformación social, ecológica, feminista y democrática. Leire Txakartegi, responsable de Igualdad, ha expuesto que Euskal Herria no es «un oasis en una Europa en la que la extrema derecha aumenta su representación, y por ello, abogan por afianzar alianzas sindicales y sociales para construir «un espacio autónomo, independiente del poder, con capacidad de análisis, propuesta y acción».

Otro de los documentos que se tratarán en Donostia incide en cómo enfrentarse a la precariedad, explorando los sectores donde tiene más incidencia, que son los feminizados, para organizarlos y convertirlos en motor del conflicto para acabar con ella.

Asimismo, en una tercera resolución, frente al ataque al soberanismo vasco y catalán, ELA se compromete a continuar siendo «un agente activo en la liberación nacional y social de Euskal Herria», trabajando con su militancia en la necesidad de «confrontar democráticamente con los estado español y francés».