Alan García, expresidente de Perú, fallece tras dispararse cuando iba a ser detenido

El expresidente de Perú Alan García ha sido ingresado en un hospital en estado crítico después de que se disparase en el cuello cuando iba a ser detenido por la Policía en su residencia, en el marco de las investigaciones por la presunta trama de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht. Horas más tarde, ha fallecido.

NAIZ|2019/04/17 15:45
Alanj
Alan García, en una imagen de archivo. (Ernesto BENAVIDES / AFP)

El expresidente peruano Alan García ha muerto este miércoles en un hospital de Lima tras dispararse en la cabeza cuando iba a ser detenido por orden judicial por supuestos delitos de corrupción vinculados al caso Odebrecht.

Agentes de la División de Investigación de Delitos de Alta Complejidad han acudido hoy a la vivienda del exmandatario peruano Alan García en Miraflores para cumplir la orden de arresto provisional por diez días ordenada por el Poder Judicial. Al parecer se disparó momentos antes de su llegada y los agentes se lo han encontrado ya herido.

Medios locales han informado de que se encuentra en estado crítico en el hospital Casimiro Ulloa de Lima, aunque no ha dado más detalles al respecto. Fuentes médicas consultadas por Efe han indicado que el parte médico inicial con el que el expresidente ha ingresado en el centro recoge un traumatismo por arma de fuego en el lado derecho de la cabeza.

García está siendo investigado por presuntos sobornos en la construcción de un tren para Lima, proyecto en el que estaba involucrada la constructora brasileña Odebrecht. La Policía también ha detenido hoy a Luis Nava, ex secretario general de Presidencia, y Miguel Atala, exvicepresidente, ambos estrechos colaboradores de García y señalados como sus testaferros.

La situación legal de García, sobre el que pesa desde finales del año pasado una orden de impedimento de salida del país, se complicó después de que el pasado domingo se difundiera que la empresa Odebrecht, en el marco del acuerdo de colaboración que mantiene con la Justicia peruana, revelara que Nava, y su hijo José Antonio Nava, recibieron cuatro millones de dólares de la empresa para lograr el contrato de construcción de la Línea 1 del Metro de Lima.

El antiguo presidente siempre ha defendido su inocencia pese a las sospechas en su contra y el martes reiteró esta postura en un mensaje publicado en Twitter: «Como en ningún documento se me menciona y ningún indicio ni evidencia me alcanza sólo les queda la ESPECULACION o inventar intermediarios. Jamás me vendí y está probado».

García gobernó Perú en dos mandatos --de 1985 a 1990 y de 2006 a 2011-- y en los últimos años ha hecho frente a las acusaciones vertidas contra él por presunta corrupción. En noviembre, solicitó asilo sin éxito a Uruguay tras refugiarse en la Embajada uruguaya en Lima, petición que rechazó Montevideo.

Además de a García, la trama corrupta de Odebrecht también ha salpicado a otros mandatarios de Perú como Alejandro Toledo, Ollanta Humala y Pedro Pablo Kuzcynski, así como a la dirigente opositora Keiko Fujimori, y también a exmandatarios y altos cargos de otros países latinoamericanos.