LAB y el SAT denuncian la explotación laboral en el espárrago

Los jornaleros no recuerdan una campaña tan mala como la de este año, donde las conseveras están rechazando los espárragos que no son de la máxima calidad. LAB y SAT insisten en que se realicen más inspecciones ante el empeoramiento evidente de las condiciones de los trabajadores del campo.

@AritzIntxusta|2019/04/25 17:15
Loading player...

«Lo que queremos pedir al Gobierno de Nafarroa es que informe a los productores del campo de las obligaciones para con los trabajadores y, también, que se eduque a los propios trabajadores de sus derechos fundamentales», ha comentado Berta García, de LAB, antes de presentar su escrito ante el departamento de trabajo.

García se ha apoyado en la lucha llevada en Huertas de Peralta para reivindicar los derechos de uno de los colectivo más precarizados de Nafarroa. La sindicalista ha censurado que se pretenda construir una marca como la de Reino Gourmet, que defiende los productos agrícolas, sobre una realidad de explotación y de vulneración de los derechos de los trabajadores. «A esa marca hay que darle un valor añadido de respeto de las condiciones laborales», ha apuntado.

La protesta era una acción conjunta con el Sindicato Andaluz de Trabajadores, cuyo líder, Óscar Reina, ha centrado las peticiones a lo que está ocurriendo en la campaña del espárrago. «Nos estamos encontrando con llamadas de compañeros de Andalucía que no tienen en ocasiones dinero para pagarse el billete de vuelta».

«Una democracia que tiene unos derechos escritos negro sobre blanco, pero que luego no se cumplen, es una cáscara vacía», ha apuntado Reina. «Los convenios del espárrago ya son bastante bajos, de 7 euros la hora, cuando se trata de un trabajo que se realiza por la noche, que es complicado, sobre un terreno a veces pantanoso, donde hay lesiones porque no se ve...», ha proseguido el sindicalista. «Y encima, este convenio ni siquiera se cumple».

La peor campaña, este mismo año

Entre los compañeros de Reina se encontraba Juan Pastrana, que ha trabajado durante 20 años en campañas del espárrago, ha relatado que la condiciones de trabajo han ido a peor. «Cuando empecé, se cogía con una cesta y un cuchillo. Trabajabas de día, echabas tus horas y te ganabas un jornal. Cuando llegó la moda del plástico empezaron con que había que cogerlos de noche, porque le da el sol y se pone verde o morado. La carga de trabajo, desde entonces es mucho mayor», ha explicado el jornalero.

Las condiciones de los compañeros no se respetan, según el testimonio de Pastrana. «Antes se pagaban los espárragos de primera, de segunda y de tercera, ahora solo nos están cogiendo los de primera. Segunda y tercera no la quieren. Igual vas con seis cajas y solo te seleccionan una. Todo el trabajo que te ha costado arrancar de la tierra los demás, no vale para nada», ha continuado.

«Llega un momento en el que tres personas de una misma familia han estado trabajando toda la noche, ocho horas o más, para un único jornal», ha relatado Pastrana. El jornalero dice que, en general, todo ha ido a peor. Antes se pagaba el viaje, el alojamiento e «incluso el butano», pero hoy ya no se pagan nada. «Es un si quieres lo coges y, si no, lo dejas».

El jornalero viene de Jódar, en Jaén, una localidad que no llega a 12.000 habitantes pero que puede llegar a mandar a Nafarroa a 2.000 jornaleros para la campaña del espárrago. «Antes se cogía al 50%, dividiéndose la ganancia entre el jornalero y el propietario. Hoy la rentabilidad del jornalero baja hasta el 35-40%, o cómo les da la gana».

La campaña durara hasta principios de julio, sobre los sanfermines. «Lo que no se ha conocido nunca una campaña como la de este año, donde los espárragos de segunda se estén teniendo que regalar».