El Archivo de Nafarroa publica en su web los registros de cuentas medievales de Comptos

El Archivo General de Nafarroa ha publicado en ‘Archivo Abierto’ los registros de cuentas de la Cámara de Comptos, datados entre los siglos XIII y XVI, que comprenden un total de 570 libros, en papel y en pergamino, escritos en latín y en romance navarro.

Naiz|2019/05/14 15:12
Registro_comptos
Imagen de los registros de cuentas medievales de la Cámara de Comptos. (GOBIERNO DE NAFARROA)

Estos registros ya se encontraban digitalizados y descritos para su consulta en los fondos del Archivo, no así a través de Internet. Se puede acceder a ellos a través del buscador, dentro del ámbito ‘Comptos’.

La documentación contable de la Cámara de Comptos, que en los próximos años se irá incrementando con el resto de documentación medieval del fondo, se une así a otra que ya ha sido objeto de publicación en el mismo buscador web, como la documentación de Rena, los documentos sobre la Guerra del 36 en Nafarroa o la colección de documentos figurativos que recoge los conocidos repertorios de cartografía e iconografía histórica.

De esta forma, el ‘Archivo Abierto’ se consolida como el primer recurso disponible en línea para la consulta de fuentes primarias procedentes de los archivos navarros.

Los registros de Comptos
La aparición de los registros de cuentas en la administración navarra se debe a los monarcas navarros de dinastías francesas. Teobaldo I, el primero de ellos, impulsó la modernización de los procedimientos contables en la gestión y control de las finanzas públicas a la vista de los usos del condado de Champaña.

Aunque se conoce de manera indirecta la existencia de piezas fiscales para comienzos de la década de 1250, el primero de los registros conservados data de 1259 y el siguiente de 1266, ambos en pleno reinado de Teobaldo II. Durante el resto del siglo XIII y primer tercio del siglo XIV los registros, que se elaboraban con periodicidad anual, se conservan solo parcialmente.

Sin embargo, desde 1328 se han conservado con una asombrosa regularidad hasta alcanzar la cifra de 570 piezas en la denominada “primera serie” que abarca hasta el año 1512, año de la conquista, aunque dentro de esa serie existen algunas piezas de centurias posteriores.