El Alavés encuentra la senda del triunfo en el último partido (2-1)

El Glorioso ha derrotado al Girona gracias a los goles de Wakaso y Calleri y, a su vez, consuma el descenso del equipo catalán. [Detalles del partido]

Ane URKIRI|2019/05/18 22:50
Manugarcia
Manu García ha vuelto a la titularida después de jugar su partido número 250 en Mestalla.(@LALIGA)

Nunca es fácil jugar un partido cuando sabes que tienen que alinearse los astros para que evites el descenso. El Girona llegaba a Mendizorrotza con opciones mínimas de lograr la salvación. Antes de nada, tenía que ganar el partido y no se ha dado esa situación, por lo que ha quedado anulado todo lo que pasaba en Balaídos.

El Deportivo Alavés tenía en sus manos evitar igualar su peor registro en una segunda vuelta y, a su vez, evitar acabar con los mismos puntos que el curso pasado. Ha hecho los deberes gracias a que ha jugado con más tranquilidad, algo lógico. Abelardo ha apostado por un once renovado para dar minutos a los menos utilizados y le ha dado un bonito resultado. Eso sí, las ocasiones y la chispa lo han puesto los de siempre: Jony y Calleri. Ambos han sido ovacionados cuando han sido sustituidos en el tramo final del partido.

El extremo asturiano ha sido el primero en poner a prueba a Iraizoz, guardameta titular en la tarde-noche del sábado, y el delantero argentino ha dispuesto de varias ocasiones pero no ha podido conectar con comodidad los remates. Sea como fuere, los albiazules mandaban sobre el verde y así lo demostraba el registro de los saques de esquina en los primeros 40 minutos: seis a favor y ninguno en contra.

Portu y Soni han merodeado con cierto peligro el área y la portería defendida por Sivera pero al final ha sido Wakaso quien ha encontrado puerta a falta de dos minutos para el descanso. Su volea, en un rechace de un centro lateral, ha sorprendido a Iraizoz.

Calleri sentencia

Eusebio ha tenido que poner la carne en el asador nada más comenzar el encuentro, para alargar de alguna forma u otra la esperanza. De poco le ha servido. Porque Roberts, que ha sustituido a Soni, ha dispuesto de menos ocasiones que su compañero.

Iraizoz ha mantenido la mínima desventaja y Sivera, en la única ocasión en la que ha intervenido, le ha dejado con la miel en los labios a un Portu desesperado y superado por la drámatica situación. El Glorioso ha sabido terminar la temporada con dulzura, para así olvidar las nueve jornadas sin ganar, mientras que el Girona ha vuelto ha reflejar todas sus debilidades que le han llevado a perder la categoría. Ni el poste les ha ayudado para por lo menos empatar la contienda.

El gol se le ha resistido a la escuadra de Eusebio hasta el minuto 86 –obra de Portu– pero sí ya era tarde para cualquier cosa, también era tarde para sumar un punto. Y es que, minutos antes Calleri ha puesto el 2-0 en el marcador para así sentenciar el partido y firmar una brillante temporada en lo personal, con ocho goles en su haber.