Espectáculo y orgía de goles (37-38), el mejor homenaje para despedir al capitán Miguel Goñi

Muchos goles, emoción, espectáculo... El último encuentro de Helvetia Anaitasuna esta temporada ha servido para rendir un sentido y merecido homenaje a Miguel Goñi. El capitán no ha podido despedirse con un triunfo, pero su club sí ha ganado teniéndole en su equipo durante dos décadas.

Imanol Carrillo|2019/05/24 20:30
Anaitasuna2
Miguel Goñi se ha despedido de la que ha sido su casa durante dos décadas. (HELVETIA ANAITASUNA)

Orgía de goles en La Catedral. Helvetia Anaitasuna y Logroño La Rioja, que no se jugaban nada en la clasificación, han ofrecido un espectáculo anotador en el último encuentro de la temporada en la Liga Asobal para terminar con un 37-38 (23-22 al descanso).

Sin duda, los excesivos goles y la victoria de los iruindarras han hecho muy emotivo el homenaje a Miguel Goñi, que ya antes del encuentro ha recibido el calor de los suyos después de haber permanecido dos décadas en el club navarro. También ha podido ser el último encuentro del lateral Mikel Arrizabalaga con la camiseta de Anaitasuna.

Esta tarde el capitán ha anotado el 23-22, de penalti, con el que el equipo local se ha ido por delante a vestuarios ante el tercer mejor equipo esta temporada en la Liga Asobal. Pero es que el encuentro ha sido puro espectáculo. Como ese fly que ha llevado a cabo Anaitasuna en el 31-27.

También ha habido emoción, porque si los locales se marchaban en el marcador, los visitantes no tardaban mucho en volver a acercarse, incluso empatar y adelantarse (33-34).

Faltando un minuto y medio para el final, con el marcador ya en contra, el técnico local Iñaki Aniz ha solicitado tiempo muerto para que el público ovacionase a Miguel Goñi en el centro de la pista. Anaitasuna pierde un referente, pero el legado recae ahora en Carlos Chocarro, que toma el brazalete de capitán.

Bidasoa-Irun, partido y festejos

Mientras tanto, Bidasoa-Irun cerrará este sábado ante el Liberbank Cuenca (17.00), que aún se juega ser cuarto, una temporada de ensueño en la que ha obtenido los subcampeonatos de Liga y Copa Asobal, logros que la afición celebrará con varios actos festivos antes y después del encuentro.

Fuera del polideportivo habrá una carpa donde se celebrará una comida popular y tras el partido se celebrará una kalejira hasta el Ayuntamiento, desde cuyo balcón los jugadores y técnicos saludarán a la afición.

Sin embargo, antes hay que jugar. Bidasoa-Irun lo hará con las ya conocidas bajas de Jon Azkue y Adrián Crowley, y será el último partido con la camiseta amarilla de Iñigo Aldaba, extremo izquierdo de 21 años que aparca el balonmano para centrarse en los estudios.

Aldaba recibirá un pequeño homenaje tras el partido y antes del mismo habrá reconocimiento para los equipos femeninos que han ascendido a Liga Vasca y harán el saque de honor las jugadoras irundarras de la Real Sociedad que se impusieron en la Copa.

La de Aldaba es la única baja confirmada de una plantilla en la que todos tienen contrato para el próximo curso, salvo Leo Renaud e Iñaki Cavero, que se espera también renovarán.