Arabia Saudí y Emiratos piden garantizar el suministro de energía en el mar Arábigo

Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos han hecho hoy un llamamiento internacional a proteger el suministro energético en el mar Arábigo, dos días después de los ataques contra dos barcos cisterna, uno de los cuales se dirigía hacia un puerto emiratí. Abu Dabi pide «cooperación» para garantizar la navegación y el acceso a la energía, mientras Ryad insta a dar una respuesta «rápida y decisiva».

NAIZ|2019/06/15
Ormuz
Foyo proporcionada por la agencia iraní Tasnim que muestra a un barco iraní ayudando a controlar el incendio en uno de los petroleros atacados. (TASNIM NEWS / AFP)

Después de que la tensión en la región subiera el jueves otro peldaño tras los ataques contra dos buques cisterna en el estrecho de Ormuz, atribuidos rápidamente por Estados Unidos a Irán y que Teherán desmintió categóricamente toda implicación, Arabia Saudí y Emiratos Arabes Unidos han urgido a proteger el suministro energético en la zona.

Emiratos Árabes Unidos, con costas al golfo de Omán, ha exhortado a las potencias mundiales a «cooperar para garantizar la navegación internacional y el acceso a la energía», en declaraciones de su ministro de Relaciones Exteriores, jeque Abdullah bin Zayed al-Nahyan, durante una cumbre en Bulgaria.

Arabia Saudí, aliado de Emiratos Árabes Unidos y gran rival regional de Irán, ha pedido, por su parte, una respuesta «rápida y decisiva» a las amenazas contra el suministro energético. «Debe haber una respuesta rápida y decisiva a la amenaza contra el suministro energético creada por los recientes ataques terroristas en el golfo» ha dicho su ministro de Energía, Khalid al-Falih, según la cuenta Twitter del Ministerio.

Los ataques tuvieron lugar cerca del estrecho de Ormuz, por el que transita un tercio del petróleo transportado por vía marítima en el mundo, lo que provocó un incremento de los precios del crudo.

Miles de buques cisterna como los atacados el jueves operan en las aguas turbulentas  de los golfos Pérsico y de Omán, entre peligros como la piratería, los choques y los incidentes geopolíticos. Los ataques como los de la semana pasada, más infrecuentes, pueden suponer, según analistas, una forma de guerra híbrida que sin provocar un conflicto directo aumente la tensión y eleve el coste del petróleo en una «guerra de desgaste».

«Necesarios para el mundo»

El ministro emiratí, citado por la agencia oficial de su país, WAM, también ha solicitado una «desescalada», en plena guerra verbal entre Washington y Teherán. «La región es compleja y tiene muchos recursos, ya sea gas o petróleo, que son necesarios para el mundo. Queremos que el flujo de esos recursos siga siendo seguro para garantizar la estabilidad de la economía mundial», ha declarado.

El mes pasado hubo un incidente similar cuando cuatro navíos fueron atacados frente a las costas de Emiratos Árabes Unidos. Washington ya acusó entonces a Teherán, que negó toda implicación.

Irán ha amenazado en varias oportunidades con cerrar el estratégico estrecho de Ormuz en caso de enfrentamiento con Estados Unidos.