Araba impulsa la creación de una red de comunidades compasivas

Entidades sociales de la CAV se han reunido hoy en Gasteiz para abordar la creación de una red de comunidades compasivas en la atención a las personas al final de la vida.

Ion SALGADO|2019/07/11
Araba
Reunión celebrada hoy en Gasteiz. (DFA)

Una decena de agentes y entidades sociales de la CAV se han reunido esta mañana en el Palacio Foral de Gasteiz para abordar la creación de una red de comunidades compasivas para el acompañamiento a las personas en situación de final de la vida, cuidados paliativos y duelo.

Según ha informado la Diputación foral de Araba, el encuentro, promovido por el Departamento foral de Políticas Sociales, pretende constituir, en primer lugar, una red en el herrialde y extenderla a toda la CAV en colaboración con el Gobierno de Gasteiz.

El diputado foral de Políticas Sociales, Emilio Sola, ha asegurado al inicio de la reunión que Araba tiene «un buen caldo de cultivo, con asociaciones implicadas en este ámbito, por lo que hemos echado a andar para configurar esta red», y ha recordado que, pese a que hay municipios que ya trabajan con entidades sociales, «hasta ahora no ha existido un trabajo coordinado, y nos parecía importante construirlo».

«Debemos situar el concepto de comunidades compasivas en un ámbito de ayuda entre iguales, de empatizar, de solidaridad. No es caridad, no tiene que ver con que alguien te da pena y le debes ayudarle, no es de arriba abajo. Es de tú a tú, de igual a igual», ha manifestado Solal, que ha rechazado que los cuidados paliativos tengan que estar relacionados exclusivamente con la salud.

«Visibilizar la invisible»

Por su parte, Naomi Hasson, una de la promotoras de las comunidades compasivas de la CAV y coordinadora del proyecto Getxo Zurekin, ha explicado que el propósito de estos movimientos es «abrir espacios para visibilizar lo invisible», así como dotar de «herramientas a la ciudadanía para que pueda acompañar a las personas que están en situación al final de la vida, cuidados paliativos y duelo, y crear conexiones humanas en la sociedad para que esas personas no se sientan tan solas».

Tras asegurar que la CAV cuenta con un buen punto de partida por su extensa red de voluntariado, ha insistido en la importancia de la implicación de las administraciones públicas para promover y hacer cambios en las políticas públicas con el objetivo de fomentar la actividad de las comunidades compasivas.