Urkullu se reúne con la comunidad vasca radicada en Nueva York

El periplo del lehendakari Iñigo Urkullu en Nueva York ha vivido un nuevo capítulo con la recepción ofrecida a la comunidad vasca radicada en esta ciudad estadounidense, en la que ha defendido «la ambición de ser y tener voz propia en el mundo global».

Naiz|Nueva York|2019/07/17 18:07
Urkullu-new-york
Intervención de Urkullu ante parte de la comunidad vasca en Nueva York. (IREKIA.EUS)

El acto ha arrancado con la actuación musical de la soprano donostiarra Amaia Arberas, que ha dado paso a la proyección de un vídeo con paisajes emblemáticos e imágenes que reflejaban la cultura vasca y sus tradiciones. Ha estado presente una amplia representación de la Eusko Etxea, y entre las asistentes se encontraba la exministra y presidenta de Red Española para el Desarrollo Sostenible (REDS-SDSN) Leire Pajín, natural de Donostia.

Ha dado paso a la intervención del lehendakari el delegado de la CAV en EEUU, Jorge Fernández, que ha recordado que el objetivo principal de este viaje ha sido el de demostrar la contribución al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenibles recogidos en la ‘Agenda Euskadi Basque Country 2030’.

En su discurso, Urkullu ha mostrado su «profunda emoción» al poder estar con los vascos que residen en Nueva York y que, según ha destacado, dan continuidad «a quienes, desde el siglo XV, salieron de Euskadi al mundo por razones económicas, sociales o políticas, personas que mantuvieron siempre el vínculo con ‘ama lurra’, la tierra vasca", y que durante siglos han hecho perdurar sus costumbres, cultura, lengua e identidad.

Fundada en 1913

Ha remarcado que la Euzko Etxea de Nueva York, fundada en 1913, sigue manteniendo más de un siglo después su actividad y prestigio social, y ha remarcado la importancia de que, entre 1941 y 1946, la ciudad estadounidense fuera sede dela Lehendakaritza y marcara una etapa «en la historia del exilio vasco».

También ha recordado la figura del lehendakari José Antonio Agirre, quien participó activamente en la Conferencia de San Francisco de 1945, germen de la actual Organización de Naciones Unidas, y ha remarcado que la representación vasca en la ONU se mantuvo hasta 1955, cuando se produjo el ingreso en ella de la España franquista.

Respecto a su intervención en el ‘High Level Political Forum’, donde ha presentado la experiencia de los ‘Bonos Sostenibles’, ha señalado que de esta forma ha dado a conocer «el autogobierno singular de Euskadi» y ha mostrado su «compromiso con la construcción de un mundo más igualitario, sostenible, solidario y justo».

«Experiencia piloto»

Antes, Urkullu se había reunido con el español Miguel Ángel Moratinos, alto representante para la Alianza de las Civilizaciones, quien ha anunciado una iniciativa para que «Euskadi sea una experiencia piloto» en «la lucha contra el extremismo religioso».

Moratinos ha recordado que el organismo que dirige nació como «una alianza contra el terrorismo» y que «hay un programa en Euskadi que, precisamente, quiere desarrollar cómo evitar la radicalización, el extremismo y el terrorismo por razones religiosas que entra perfectamente en el marco de actuación de la alianza».

El exministro español ha subrayado que, desde su nuevo cargo, trabaja en la «diplomacia blanda», en «aquellos temas que van al fondo del problema, sobre la educación y el entendimiento, y que evitan la radicalización de esos jóvenes que en algunos momentos se sienten perdidos o no integrados plenamente en la sociedad donde han sido acogidos».