La «Sotera» se lleva un emocionante mano a mano con Zierbena en Sestao

Santurtzi ha logrado en la ría del Ibaizabal su segunda bandera de la campaña, superando a Zierbena y una Orio que, pese a no pasar de la tercera posición, acaba el fin de semana con 12 puntos de diferencia respecto al segundo, Zierbena, en la Liga Eusko Label. En categoría femenina, el triunfo de Orio en la Liga Euskotren parece solo cuestión de tiempo.

Arnaitz Gorriti|2019/07/21 13:45
Act
La tripulación de Santurtzi celebra la consecución de la segunda bandera de la temporada (Aritz LOIOLA / FOKU)

Orio ha cerrado un buen fin de semana, al punto que despiden la jornada con 12 puntos de diferencia respecto a Zierbena –segundo con 98 puntos, por 110 de la «San Nikolas»– pero sin bandera, ya que en Sestao ha sido un duelo de gente de casa, entre Zierbena, partiendo de la segunda tanda, y Santurtzi, siendo la «Sotera» la que se ha llevado el gato al agua, sumando así la segunda bandera del curso. Las diferencias entre calles, las corrientes y el viento han supuesto un puzzle difícil de conformar que los santurtziarras han sabido negociar como nadie.

Ya desde el primer largo se ha visto que Santurtzi y Zierbena se iban a jugar la XVIII Bandera Ayuntamiento de Sestao, puesto que a Hondarribia le ha tocado una horrorosa tercera calle que ha obligado a la «Ama Guadalupekoa» a hacer más metros que nadie, al tiempo que Orio ha estado a buen nivel, pero sin llegar a los registros de la «Sotera» y los «galipos». Los patroneados por Juan Mari Lujanbio han cimentado su victoria en esos largos de regreso, pese a tener alguna discusión con los jueces de mar a cuenta de meterse en la calle propiedad de Orio. Con todo, Santurtzi no ha perdido al concentración ni la remada y ha sabido llevar a cabo una gran prueba contra el crono ya que las referencias de Zierbena han amenazado la bandera hasta casi la última palada.

Orio, por su parte, ha sabido estar arriba pese a no poder optar al triunfo, logrando además que Hondarribia perdiera un par de puntos respecto a los líderes de la Liga Eusko Label. Se dice que cuando no se puede ganar, perder lo mínimo es la clave, y en esa clave la «San Nikolas» lo ha bordado.

La calamidad de la Lekittarra

En la pelea por eludir la última plaza, ha sido la Lekittarra la que se ha llevado la peor parte. Saliendo de la calle tres, una de las más peliagudas en el campo de regateo de la ría del Ibaizabal, Isuntza además ha tenido que comerse una sanción de tres segundos después de perder el remo corto en la salida de la primera ciaboga. Así las cosas, amén de tener que realizar más metros que nadie para no verse tan perjudicado por las corrientes, ha padecido horrores en los virajes, viendo cómo Astillero y San Pedro se le han escapado sin remisión.

En ese sentido, la regata de Astillero ha sido digna de admiración, enviando de nuevo a San Pedro al farolillo rojo de la Liga Eusko Label e incluso disputándole la primera tanda a una Kaiku que ha tenido que pelear de lo lindo para no verse superado por la trainera cçantabra, que ha olvidado en Sestao su mala actuaciçon del sábado en Orio. Astillero, eso sí, no ha conseguido colar a ningún bote de la segunda tanda entre en medio entre los cçantabros y San Pedro. El viento se ha levantado con fuerza a partir de la mitad de la segunda tanda y sobre todo en los largos de regreso ha ayudado y no poco a botes como el de Ondarroa o Cabo, que han terminado con mejores registros que la primera tanda. Así pues, Lekittarra ha vivido un día de perros pero tampoco ha sido para tanto, guardçandose así un margen importante en relación a los dos peores equipos de hasta ahora en la competición.

Orio apunta a llevarse la Liga Euskotren

Todavía resta la segunda mitad de la Liga Euskotren, pero todo apunta que Orio se va a apuntar la primera Liga Euskotren de su historia a su palmarés. Un nuevo fin de semana saldado con dos triunfos supone elevar la renta de las aguiluchas a seis puntos respecto a Arraun Lagunak, mientras que la verdadera pelea por evitar la última plaza –la que remará en el playoff de descenso– se cierne entre Donostiarra y Hondarribia.

En Sestao se ha visto una vez más la historia tantas veces repetida de esta temporada. Orio ha arrancado en cabeza y ha terminado adquiriendo una renta que ha impedido a sus rivales postular por la bandera, al tiempo que la pelea por la segunda plaza ha quedado decantada en favor de una Arraun Lagunak que se ha estancado entre dos aguas: incapaz de acercarse seriamente a la «Txiki» pero con margen suficiente para garantizar su continuidad en la élite la próxima campaña.

Corrientes de fondo

La ría del Ibaizabal ha vuelto a ser un rompecabezas para las remeras, yéndose las traineras al centro del campo de regateo para el largo de ida y a las esquinas en el regreso.

La propia corriente ha originado ciabogas no muy atinadas, así como un largo de regreso en el que Hondarribia ha acertado a sacarle partido al hecho de colocarse a la estela de Orio para su particular pelea con la Donostiarra. Con los dos primeros puestos decididos, la «Ama Guadalupekoa» parece ir a más y aguanta a solo dos puntos de la «Torrekua».