Osasuna paga dos millones de euros y se hace con Rober Ibáñez en propiedad hasta 2023

El futbolista valenciano, que ya había jugado hasta en dos etapas como rojillo en calidad de cedido, refuerza así las bandas atacantes del club navarro.

Natxo MATXIN|2019/08/12 19:25
Rober
Rober Ibáñez centra en un partido contra el Albacete. (Jagoba MANTEROLA/FOKU)

En una operación vertiginosa, Rober Ibáñez se acaba de convertir en nuevo jugador rojillo hasta 2023 tras el pago de Osasuna de dos millones de euros al Getafe, anterior propietario de sus derechos y que se guarda la mitad del importe de un futuro traspaso.

El fichaje puede considerarse hasta cierto punto sorpresivo, dado que el extremo parecía descartado ante la imposibilidad de que el club azulón bajase sus pretensiones económicas –pedía algo más de tres millones y medio– por el traspaso, en el que ha tenido mucha influencia la presión del jugador por hacer las maletas en dirección a Iruñea.

Rober Ibáñez tendrá una cláusula de rescisión de 10 millones en Primera y su incorporación responde al interés del cuerpo técnico de mantener en la medida de lo posible el mismo grupo que posibilitó el ascenso del equipo a Primera, tarea en la que el futbolista valenciano fue uno de sus protagonistas.

El jugador, que será presentado de manera oficial el miércoles por la mañana, se caracteriza por su desborde y punta de velocidad, siempre encarando a su par, destacando en las diagonales al borde del área y por su facilidad para el disparo.