Trump afirma que el ya exasesor Bolton se «pasó de la raya» en la política hacia Venezuela

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha dicho que su exasesor de Seguridad Nacional, John Bolton, se «pasó de la raya» en la política hacia Venezuela, y ha apuntado que sus declaraciones sobre Corea del Norte «perjudicaron» sus esfuerzos de diálogo con el líder norcoreano, Kim Jong-un.

NAIZ|WASHINGTON|2019/09/11 21:24
Trump
Donald Trump, en el Despacho Oval. (Nicholas KAMM/AFP)

«Yo estaba en desacuerdo con John Bolton en sus actitudes sobre Venezuela. Creo que se pasó bastante de la raya, y creo que se ha demostrado que yo tenía razón», ha dicho Trump en respuesta a una pregunta de Efe en el Despacho Oval tras la destitución fulminante del consejero.

Cuestionado por si su doctrina en lo relativo a Venezuela podría cambiar ahora que Bolton ha abandonado su cargo, Trump se ha limitado a indicar que tiene una «política firme» hacia ese país.

«Venezuela está pasándolo realmente mal y estamos tratando de ayudarles de una forma humanitaria», ha señalado Trump, quien ha dejado entrever que su prioridad es esa asistencia y no «aplastar al régimen terrible» del presidente venezolano, Nicolás Maduro, como quería Bolton.

Sin embargo, y a pesar de que Trump ha reconocido que ha tenido conversaciones «de muy alto nivel» con el chavismo, Trump no ha querido responder a la pregunta de si está dispuesto a reunirse con Maduro, con el que podría coincidir este mes en la Asamblea General de la ONU.

«No quiero hablar sobre eso», ha zanjado el mandatario, quien ha insistido en que sigue trabajando «con Colombia y Brasil» para «ayudar» a los venezolanos.

En los últimos meses, Trump ha dado señales frustración por la falta de resultados en la campaña para intentar derrocar a Maduro, después de que EEUU iniciara en enero una campaña internacional para aupar al poder al opositor Juan Guaidó.

El mandatario acusó el pasado mayo a Bolton de querer meterle «en una guerra» en Venezuela, informó entonces el diario ‘The Washington Post’.

Trump ha dado, además, una explicación más extensa de por qué despidió este martes a Bolton, que llevaba casi un año y medio con él.

«(Bolton) cometió algunos errores muy graves, como cuando habló del ‘modelo libio’ para Kim Jong-un. Ese comentario no fue bueno, y nos perjudicó. No culpo a Kim Jong-un por lo que dijo después de eso», ha explicado Trump.

En mayo del año pasado, Bolton aseguró que la Casa Blanca quería seguir con Corea del Norte «el modelo de Libia», en referencia al acuerdo que Washington firmó en 2003 con Trípoli para erradicar las armas libias de destrucción masiva, algo que irritó a Pionyang y complicó los planes para la primera cumbre entre Trump y Kim.

Trump también apuntó que Bolton «no se estaba llevando bien con gente en la Administración» que él considera «muy importantes», en una aparente referencia al secretario de Estado, Mike Pompeo, con el que el mandatario mantiene una cercana relación.

Cinco candidatos

Ha agregado que está evaluando a cinco candidatos para reemplazar a Bolton y que hará el anuncio la próxima semana.

Entre quienes suenan para el cargo está el general Rick Waddell, un exasesor de Trump que vivió doce años en Brasil; el asesor de seguridad nacional del vicepresidente Mike Pence, Keith Kellogg; y el encargado de Irán en el Departamento de Estado, Brian Hook, según ha revelado un aliado del presidente, el senador Lindsey Graham.

Irán 

Por otro lado, Trump ha sido cuestionado también en la Casa Blanca sobre una eventual flexibilización de las sanciones que EEUU ha dictado contra Irán.  «Bueno, veremos qué pasa», ha contestado.

Además, ha vuelto a aludir a un hipotético cara a cara con el presidente iraní, Hassan Rohani, durante la próxima Asamblea General de la ONU, afirmando que EEUU no busca un «cambio de régimen» en la República Islámica.

Trump ha considerado que «Irán es un país totalmente diferente al que era hace dos años y medio», cuando llegó a la Casa Blanca. «Creo que Irán tiene un tremendo potencial. Son gente increíble», ha añadido.

Rohani, por su parte, ha insistido este miércoles, en una conversación telefónica que ha mantenido con el presidente francés, Emmanuel Macron, en que el diálogo no será posible hasta que Estados Unidos retire las sanciones contra Irán.

«Desde el punto de vista del Gobierno, el Parlamento y el pueblo de Irán, con las sanciones vigentes las negociaciones con Estados Unidos no tienen sentido», le ha dicho Rohani a Macron, según el medio oficial IRIB, citado por Reuters.

En la misma línea, el embajador iraní en la ONU, Majid Takhteravanchi, ha aclarado horas antes que la destitución del asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, uno de los cerebros de la política de Washington sobre Teherán, «no empujará a Irán a reconsiderar hablar con Estados Unidos».

Talibanes

Por último, el mandatario estadounidense, también ha hecho este miércoles alusión a los talibanes, prometiendo golpear «más duro» que nunca a los talibanes cuando Estados Unidos rememora los atentados del 11 de septiembre de 2001.

Las palabras de Trump llegan apenas días después de su cancelación de una cumbre con los talibanes en Camp David que hubiera sido histórica.

«En los últimos cuatro días hemos golpeado a nuestro enemigo más fuerte que nunca antes, y eso continuará», ha dicho Trump durante una ceremonia en el Pentágono, donde se estrelló hace 18 años uno de los cuatro aviones.