Cualquier local hostelero puede adherirse al protocolo contra la violencia sexista de Iruñea

Todos los locales y establecimientos hosteleros que quieran adherirse al Protocolo de Iruñea de prevención y actuación ante la violencia sexista en espacios festivos y de ocio nocturno privado pueden hacerlo. El Ayuntamiento ha abierto esa posibilidad, que lleva adjunta la realización de acciones formativas, que se retoman la semana que viene, los días 17 y 18, dirigidas a responsables y personal de locales de ocio nocturno.

Naiz|2019/09/13
Manoplazacastillo
Cualquier local hostelero puede adherirse al protocolo contra la violencia sexista de Iruñea.

Las personas y locales interesados pueden apuntarse a través de la dirección   igualdad@pamplona.es.

El protocolo de prevención y actuación ante la violencia sexista en espacios festivos y de ocio nocturno es resultado de un proceso participativo llevado a cabo en los dos últimos años a iniciativa del Ayuntamiento de Iruñea, con la colaboración de distintas áreas municipales y del tejido social y feminista de la ciudad.

Entre sus objetivos se encuentra la necesidad de articular una respuesta integral de ciudadanía, instituciones y movimiento social ante la violencia sexista y contribuir así a generar un modelo festivo y de ocio nocturno basado en el respecto a las libertades individuales y colectivas de todas las mujeres.

El pasado mes de junio el Ayuntamiento de Iruñea y varios establecimientos hosteleros de la ciudad que habían participado en la elaboración del protocolo (Zentral, Terminal, Herriko Taberna, La Antigua Farmacia) se adhirieron a él y lo pusieron en marcha.

El martes 17 de septiembre se realizará una formación dirigida a responsables de locales en un doble horario, a las 10 o a las 17.30 horas. Esa formación será de dos horas.

Al día siguiente, el miércoles 18 de septiembre, también en ese mismo doble horario a las 10 y a las 17.30 horas, la formación programada estará dirigida al personal que trabaja en los locales, es decir, personal de barra prioritariamente, de cocina, de seguridad o de guardarropa. Cada sesión tendrá una duración de una hora y media. Todas ellas se impartirán en un local de la calle Descalzos 56, 2ª.

La Federación de Peñas de Pamplona se ha adherido al protocolo y se está organizando una formación con ellas previa a la celebración de las fiestas de San Fermín de Aldapa. En el mes de diciembre está previsto más acciones formativas para los establecimientos que se vayan sumando a este protocolo.

Compromisos y difusión
Los locales que se adhieren asumen compromisos como la revisión de los posibles puntos negros de su local o del entorno para reducir la sensación de inseguridad o el evitar en su programación o en la difusión de sus actividades acciones, elementos o mensajes que denigren a las mujeres, las cosifiquen o las estereotipen.

Con carácter práctico, el protocolo recoge escenarios de actuación en caso de agresión sexista o agresión sexual, considerando todas ellas como ataques a la libertad de las mujeres. Como punto común se señala que en esos casos lo importante es contactar con el personal de barra y poner en conocimiento lo que ha ocurrido o lo que se ha visto.

También se ha elaborado material de difusión como carteles que indican la existencia de este protocolo en el local, pegatinas para coloca en la entrada del establecimiento mostrando su adhesión, así como otras pegatinas para espejos y puertas de los baños de mujeres indicando que, en caso de agresión, se dirijan a la barra. Además, se ha editado un manual de acogida para el personal de los locales con las pautas sobre cómo actuar en cada uno de los dos escenarios.

El diseño de este protocolo de prevención y actuación ante agresiones sexistas en espacios festivos y locales de ocio supone un paso más respecto al compromiso ciudadano e institucional en la lucha contra la violencia hacia las mujeres. La participación de las personas responsables y trabajadoras de los locales de ocio nocturno es clave para contribuir a generar una conciencia clara sobre las carencias de libertades en las que viven las mujeres y para facilitar la creación de una cultura del buen trato, del respeto y de la repulsa social ante las agresiones.