La SNCF elige a CAF para suministrar los nuevos Intercités

La empresa estatal de los ferrocarriles franceses (SNCF) ha elegido a CAF como «adjudicatario preferente» en el proceso de licitación de 28 trenes, que podrían ampliarse hasta 75, con los que se renovarán los servicios Intercités. Las nuevas unidades se construirán en las plantas de Beasain y de Bagnères-de-Bigorre.

naiz|Beasain|2019/09/18 16:18
Sncf-caf
Los nuevos trenes entrarán en circulación a partir de 2023. (CAF)

El comité de seguimiento formado por la SNCF y el Gobierno francés analizó el martes los resultados del proceso de licitación, situando la oferta de CAF en primer lugar, por delante de la de Alstom, para adjudicar un pedido fijo de material destinado al servicio de Intercités.

Este pedido representa un costo estimado de alrededor de 700 millones de euros para el tramo firme de 28 trenes destinados a las líneas París–Clermont-Ferrand y París–Limoges–Toulouse, que podría ampliarse a un máximo de 75 trenes en tramos opcionales, de los que 15 podrían prestar servicio en el eje Burdeos–Marsella.

La oferta de CAF se ha revelado como la mejor de acuerdo con los criterios de prestaciones técnicas, innovación y coste, según ha destacado este miércoles la SNCF.

Estas unidades múltiples eléctricas están especialmente diseñadas para media y larga distancia en las líneas “clásicas” de la red ferroviaria francesa. Podrán alcanzar una velocidad máxima de 200 km/h, ofreciendo un alto nivel de confort y equipamiento: asientos ergonómicos, acceso autónomo para personas de movilidad reducida desde los andenes y dentro del tren, Wi‐Fi, enchufes y puertos USB, espacios para diez bicicletas, espacio logístico para catering...

Entrarán en circulación a partir de 2023. Reemplazarán progresivamente a los trenes Corail y sus locomotoras, que en algunos casos tienen más de 40 años.

En Beasain y Bagnères-de-Bigorre

En caso de que el consejo de administración de la SNCF valide la elección de CAF como adjudicatario preferente, los trenes Intercités se fabricarán en dos plantas industriales: la de Bagnères‐de‐Bigorre (departamento de Altos Pirineos) y en Beasain, sede de la empresa guipuzcoana.

La planta de Bagnères‐de‐Bigorre perteneció anteriormente a Soulé, compañía adquirida por CAF en 2008. Esta se convertiría en un «campus industrial» formado por una fábrica moderna y un centro de formación.

El número de empleos directos podría aumentar en más del triple, pasando rápidamente de 100 a 350 personas. Se construirían talleres nuevos en una superficie de 11.000 m2 como parte de un proyecto de renovación total de 20.000 m2.

Según la nota de SNCF, más de 30 millones de euros podrían ser invertidos en Bagnères por parte de CAF y se crearían varios cientos de empleos indirectos para este proyecto, tanto en CAF como en sus proveedores franceses.