El PSE llama «elusión fiscal» a la reforma de Bizkaia y aboga por derogarla

El portavoz parlamentario del PSE, José Antonio Pastor, ha calificado de «elusión fiscal» la reforma aprobada en agosto por la Diputación de Bizkaia y que tiene al Athletic como uno de los principales beneficiarios. Dice que «no lo sabíamos».

NAIZ|2019/09/21
Rementeria
El consejero Azpiazu saluda al diputado general Rementeria en un acto oficial. (Aritz LOIOLA | FOKU)

El portavoz parlamentario del PSE, José Antonio Pastor, ha señalado en Radio Euskadi que el cambio fiscal desarrollado en Bizkaia para «rentas irregulares» se puede derogar y ha advertido de que ha estado «destinado principalmente a beneficiar fiscalmente al Athletic». Ha habido un atisbo de autocrítica en las palabras del socio del PNV en la Diputación de Bizkaia, al decir que su partido «no sabía que aprovechando la modificación del reglamento tributario se iba a hacer una medida específica para favorecer un beneficio fiscal para los jugadores del Athletic».

La Diputación vizcaína aprobó a finales de agosto una modificación del Reglamento de Recaudación en la que se elimina el límite de 300.000 euros establecido en la normativa de 2014, a partir del cual las «rentas irregulares» -aquellas que se perciben sin regularidad en el tiempo- tributaban en su totalidad en el IRPF, mientras que por debajo de esa cantidad lo hacían por el 50%. Con la modificación aprobada ahora, todas las «rentas irregulares» tributarán al 50%.

Pastor ha sido tajante: «Es una medida que entra de lleno en eso que se llama elusión fiscal». Y le ha añadido que «esto genera un efecto contagio en el resto de diputaciones para que se haga algo parecido a la Real Sociedad, el Alavés o al Baskonia que es una potencia social y económica. Seguro que el señor José Antonio Querejeta -presidente del Baskonia- está haciendo números para ver cuánto puede sacar también de beneficio fiscal«, ha expresado, para añadir que se trata de una modificación que «de la misma forma que se aprueba se puede derogar».

Luis Javier Telleria (PNV) ha reprochado al PSOE este desconocimiento: «El decreto estuvo desde el 1 de julio puesto a exposición pública. Nadie hizo nada. ¿Dónde estaban todos? ¿Ya estaban de vacaciones? La medida se trasladó al Organo de Coordinación Tributaria de Euskadi. Y en ningún caso se hizo para favorecer a determinado club o deportista», ha añadido, dentro de la versión jeltzale de que únicamente se busca atraer «talento».

Desde EH Bildu, el también parlamentario Iker Casanova ha advertido de que «hasta el PP echa en cara que se trata de una reforma que trata de favorecer a los ricos» y ha situado el caso como «un reflejo de la mentalidad fiscal que está arraigada en el PNV y en particular en Bizkaia». «Se puede echar atrás por haber un reproche social», entiende Casanova.

Por su parte, desde Elkarrekin Podemos José Ramón Becerra ha denunciado que las consecuencias de que en Euskal Herria el sistema fiscal sea «caótico» las paga «la gente de abajo. Cuando hacemos una menor presión fiscal para un colectivo privilegiado lo que sucede es que lo que dejen de pagar los jugadores del Athletic lo va a pagar la gente de la calle que gana infinitamente menos».

El parlamentario del PP Antón Damborenea ha lamentado que el cambio fiscal se produjo «en agosto con nocturnidad y alevosía», sin «dialogar si plantear absolutamente nada». «En el Consejo de Gobierno foral habéis echado atrás el pacto fiscal del año 2013 que ponía límites a las rentas irregulares y lo habéis quitado de un plumazo y, encima, irregularmente porque con un decreto no se puede modificar la norma foral», ha denunciado.