Ferrari hace ganar a Sebastian Vettel en Singapur un año después

El piloto alemán se ha impuesto en el Gran Premio de Singapur tras una maniobra polémica que relegó a su compañero de escudería, Charles Leclerc, al segundo puesto.

NAIZ|2019/09/22 18:20
Vettel
Vettel, a la derecha, celebra su triunfo ante la cara de circunstancias de Leclerc. (Roslan RAHMAN/AFP PHOTO)

Ferrari ha querido que Vettel ganase más de un año después del último triunfo del germano, en Bélgica 2018. Para ello, ha utilizado la artimaña de relegar a la segunda plaza a su otro piloto, Charles Leclerc, que iba camino de encadenar su tercer gran premio consecutivo, pero que tuvo que plegarse a las órdenes de su equipo.

La escudería italiana ha mandado a los talleres al monegasco en la vigesimoprimera vuelta, una después de que Vettel hiciese el cambio de neumáticos, lo que ha generado que el primero saliese por detrás del segundo, para sorpresa general y estupefacción de Leclerc.

De esa polémica manera, el tetracampeón mundial ha logrado la victoria número 53 de su carrera deportiva, mientras que las sonrisas del ganador en Spa-Francorchamps y Monza se han quedado congeladas en Marina Bay, dejando paso al cabreo. Para Ferrari, este es su primer doblete desde que lo lograse en Hungría 2017.

El holandés Max Verstappen (Red Bull) ha completado el podio y el líder del Mundial, el británico Lewis Hamilton (Mercedes) ha sumado 12 puntos más al finalizar cuarto, seguido de su compañero, el finlandés Valtteri Bottas. A continuación, han entrado el tailandés Alexander Albon (Red Bull), el británico Lando Norris (McLaren), el francés Pierre Gasly (Toro Rosso), el alemán Nico Hülkenberg (Renaut) y el italiano Antonio Giovinazzi (Alfa Romeo).

El guión de este Gran Premio de Singapur se ha escrito en las primeras 21 vueltas, las que cambiaron el destino de un Leclerc que ha protagonizado una salida fulgurante distanciándose pasadas las tres primeras curvas, mientras su compañero Vettel ha intentado atacar la segunda posición de Hamilton.

Sin embargo, el británico ha comenzado a volar a partir de la tercera vuelta, cuando ha marcado su primera vuelta rápida, con la que se ha quitado de encima a Vettel y ha empezado a acercarse al líder Leclerc, pero el monegasco ha mantenido con solvencia una distancia de segundo y medio.

Tras el controvertido paso por boxes, la radio de Leclerc no ha podido ocultar un quejumbroso «What the hell! (¡Qué demonios!)», que ha dejado patente el disgusto del piloto monegasco, y ha dado lugar al liderato provisional de Giovinazzi, que ha durado hasta la vuelta 31, en que ha sido adelantado por Vettel, quien ya no ha abandonado la primera posición.