Osasuna sucumbe ante las promesas brasileñas del Madrid

Los tantos de Vinicius y del debutante Rodrygo dejan sin botín a un conjunto rojillo que se ha plantado en el Bernabéu con rotaciones y que en ningún momento ha dado sensación de peligro (2-0). Ficha técnica / Resultados y clasificaciones

Imanol INTZIARTE|2019/09/25
Lillo
Lillo pugna con el goleador Rodrygo. (OSCAR DEL POZO / AFP)

Semana de tres partidos, semana de rotaciones. Así lo han decidido ambos técnicos. Jagoba Arrasate ha puesto sobre el tapete siete cambios respecto al once que se enfrentó al Betis. Para empezar, con una dupla de centrales que se estrenaba, Raúl Navas y Roncaglia, además de Lillo en el lateral derecho. También entraban Moncayola, Rober Ibáñez, Brandon y Cardona. Zidane no ha querido ser menos y ha dado descanso a jugadores como Courtois, Carvajal, Varane, Benzema o Hazard.

No han pasado apuros los rojillos en el cuarto de hora inicial. El primer susto serio lo ha solucionado Rubén con un paradón ante un disparo a bocajarro… de su compañero Navas, que casi marca al intentar despejar. Jovic no ha podido remachar el balón suelto. Un minuto después, el duro disparo lejano de Kroos se ha ido desviado.

Salvadas esas dos acciones, Osasuna vivía con tranquilidad –que no es poco teniendo en cuenta el escenario–, aunque tampoco se acercaba a la meta de Areola, quien solo ha trabajado para descolgar algunos centros que llegaban con nieve.

Hasta que, en el minuto 35, Vinicius, que ya estaba escuchando música de viento por parte de la impaciente grada merengue, la ha clavado desde el borde del área a la escuadra del palo largo, después de que el disparo tocara en Navas.

Gol anulado a Jovic

En la segunda mitad, el Madrid ha salido en tromba, buscando la sentencia. Jovic ha tirado fuera una clara ocasión, pero a la tercera no ha perdonado y ha batido a Rubén tras asistencia de Lucas Vázquez. Sin embargo, el VAR ha detectado que el atacante serbio estaba por poco en posición de fuera de juego, y ha anulado la jugada.  

Arrasate ha movido fichas, dando entrada a Ávila, Villar y Torres, a la busqueda de la igualada. El partido estaba vivo y era el momento de sacar la artillería pesada.

Lo que no entraba en los planes era la irrupción de Rodrygo Goes. A sus 18 años, el brasileño ha debutado con el primer equipo blanco en sustitución de su compatriota Vinicius, y en el primer balón que ha tocado le ha hecho un roto a Lillo para disparar cruzado a la red visitante (2-0, 72’).

Ahí se han evaporado las opciones navarras. El domingo toca visita al Levante, esa será otra historia.