Xabi Alonso defiende su inocencia en el juicio por fraude fiscal

El exfutbolista Xabi Alonso ha defendido su inocencia en la Audiencia Provincial de Madrid, donde ha sido juzgado como presunto autor de tres delitos contra la Hacienda Pública en los ejercicios de 2010, 2011 y 2012.

NAIZ|2019/10/09 10:48
Xabi-alonso
Xabi Alonso, a su llegada a la Audiencia de Madrid. (Pierre-Philippe MARCOU/AFP)

El exfutbolista y entrenador del segundo equipo de la Real Xabi Alonso ha defendido su inocencia en el juicio al que se enfrenta por fraude fiscal de dos millones de euros en el que se le acusa de no tributar en los ejercicios fiscales de 2010, 2011 y 2012 bajo la falsa apariencia de una cesión de explotación de derechos de imagen a una sociedad.

«Daba por hecho que cumplía con las obligaciones tributarias. Nunca pensé ni pienso que haya hecho nada que no podía hacer», ha subrayado a preguntas del fiscal durante su interrogatorio en la vista oral. La Fiscalía pide cinco años de prisión y cuatro millones de euros de multa.

En el juicio también están acusados sus asesores fiscales Iván Zaldua e Ignasi Maestre, que también afrontan la misma petición de prisión.

En su interrogatorio, el exfutbolista ha explicado en relación a un contrato de 1 de agosto de 2019 sobre la cesión de sus derechos de imagen que sus abogados, del despacho Cuatrecasas, le plantearon la posibilidad de constituir una sociedad –Kardzali– cuando se encontraba en Inglaterra jugando con el Liverpool ante la posibilidad de ser fichado por el Real Madrid.

«Les pregunté si era legal. Me dijeron que era algo que se podía hacer y que era una práctica habitual. Con la confianza plena en ellos, lo firmé. No miré más allá», ha expuesto. A preguntas del fiscal, ha indicado que todos los contratos suscritos los examinaban sus asesores fiscales, indicando que él no conocía los temas jurídicos y podía leerlos pero no de forma profunda.

«Yo estaba más metido en mi futuro deportivo, no sé cómo se gestaron. Pregunte a mis abogados», le ha replicado al fiscal. Además, ha contado que era una práctica habitual en el Real Madrid ceder el 50% en los derechos de imagen.

En el turno de su abogado, ha explicado que durante cuatro años estuvo residiendo en Liverpool, teniendo su residencia fiscal en esta ciudad. Ante la posibilidad de fichar por el Real Madrid, se puso en contacto con el despacho de abogados de Cuatrecasas, cuyos abogados le aconsejaron constituir una sociedad.

A instancias de su abogado, ha señalado que él no proponía al Real Madrid ceder el 50% de sus derechos de imagen, sino que era algo que se incluía en el contrato. También ha subrayado que no participaba en la gestión de la sociedad Kardzali y que los derechos de su imagen los cedió cuando aún era residente en Liverpool.

«He sido transparente y claro, siempre he entregado todos los documentos y nunca he ocultado nada en el impuesto de mi patrimonio ni en la declaración de la renta pues entendía que estaba bien hecho», ha dicho.

Alonso ha recordado que de hecho ha pagado «varios millones de euros» a la Hacienda española y ha insistido: «Nunca he actuado pensando en ocultar algo y he pagado lo que me tocaba».

Por su parte Iván Zaldua ha explicado que la operación que realizaron fue para obtener beneficios fiscales pero ha aclarado que Kardzali se constituyó legalmente en Madeira, «que no está considerada como paraíso fiscal», cuando Alonso aún no era contribuyente en España pues residía en Liverpool.

Un inspectora de Hacienda ha declarado como perito que «el contrato de cesión de derechos de imagen de Xabi Alonso a Kardzali fue simulado y solo fue realizado para evitar el pago de impuestos por los ingresos generados» por los mismos a la Hacienda estatal.

En la vista también ha testificado el director general del Real Madrid, José Ángel Sánchez, que ha manifestado que es habitual que un club tenga un futbolista cuyos derechos de imagen los haya cedido a una sociedad ubicada fuera del territorio estatal ya que «es un negocio muy internacional en el que se firman contratos con jugadores que vienen del extranjero».

Escrito de la Fiscalía

Según el escrito de la Fiscalía, a mediados de 2009 los tres acusados se pusieron de acuerdo para articular una «aparente» cesión de la explotación de los derechos de imagen del exfutbolista «con la intención de que el mismo obtuviera un beneficio fiscal ilícito».

Así, el 9 de agosto de ese mismo año Alonso, asesorado de forma «efectiva» por Zaldua, suscribió un contrato por el que simulaba la cesión de la explotación de sus derechos de imagen a la sociedad Kardzali ubicada en Madeira y cuyo administrador era Maestre.

Dicha mercantil, en la que Maestre ocupaba también desde el 16 de abril el cargo de gerente, pertenecía a una sociedad residente en Panamá de la que Alonso era el titular del 100% de las participaciones sociales desde el 16 de diciembre de 2009.

Para la Fiscalía la «aparente» cesión de los derechos de imagen se realizó cuando el exfutbolista gozaba de su condición de «no residente» en el Estado español, «si bien mantuvo dicha estructura formal» durante los años siguientes y, «al menos hasta 2012», teniendo durante ese tiempo la condición de residente fiscal español.

Entre 2009 y 2012 Alonso, según la Fiscalía, explotó su imagen a distintas empresas que le contrataban con la ayuda de los otros dos acusados sin hacer «uso real» de la sociedad que se encontraba en Madeira «convirtiendo dicha entidad en un mero instrumento formal de ingresos y pagos que no desarrolló función alguna en la explotación de la imagen del acusado».

De este modo Kardzali percibió entre los ejercicios 2010-2012 un rendimiento de actividades económicas «aparentemente» derivado de la explotación de los derechos de imagen de Alonso de 2.083.400 euros que debieron integrarse en la base imponible del IRPF de los ejercicios correspondientes. Ello supuso un perjuicio a la Administración Tributaria de 2.032.845 euros.

Confiado

A su llegada a la sede judicial, Alonso mostraba tranquilo su «confianza» en que la Justicia le absolverá y afirmaba que no quiere llegar a un acuerdo con la Fiscalía ante su «convicción» de ser exonerado del caso. 

«Siempre he sido claro y transparente sin que haya habido jamás ningún ocultamiento de nada. Siempre he pagado lo que me tocaba», ha aseverado recalcando de forma rotunda que nunca ha sido propietario de sociedades ubicadas en paraísos fiscales.