Osasuna y Real empatan sin goles en el derbi amistoso de Tajonar

Navarros y guipuzcoanos han generado diversas ocasiones de peligro, pero a ambas escuadras les ha faltado acierto en los metros finales.

Natxo MATXIN|2019/10/10 14:22
Zubeldia
Zubeldia y Rober Ibáñez, en Tajonar. (Iñigo URIZ | FOKU

Los alrededor de 1.700 espectadores que se han dado cita en las instalaciones rojillas de Tajonar se han quedado con las ganas de celebrar algún gol, pese a que tanto Osasuna como Real han buscado la meta contraria. Con mayor ahínco y criterio por parte de los txuri urdines, aunque al final con idéntica eficacia.

En ese sentido, Barrenetxea ha sido uno de los que más ha tratado de agitar el árbol. De sus arrancadas y filigranas por banda han llegado las oportunidades más claras, si bien sus compañeros no han sido capaces de materializarlas, unas veces por falta de puntería y otras, por un Sergio Herrera que se ha convertido en infranqueable.

Muy pronto ha avisado de sus intenciones el joven talento donostiarra, al estrellar el esférico en el exterior de la red a los dos minutos de juego, tras llevarse de cabeza y después por velocidad un balón dividido con Raúl Navas.

Un cabezazo arriba de William José tras falta lateral ha precedido al lance más peligroso de la primera parte, cuando Sangalli se ha quedado en un mano a mano con el guardameta burgalés y este ha acabado mandando el disparo a corner tras taparlo con su cuerpo en una rápida salida.

La réplica la ha puesto Juan Villar quien, al filo de la media hora, ha realizado un buen desmarque para darle continuidad con un chut que ha cogido puerta, pero en su trayecto se ha encontrado con Roncaglia, que había subido a apoyar la jugada ofensiva.

Todavía ha habido tiempo antes del descanso para que Rubén Pardo protagonizase un tiro cruzado que no ha encontrado los tres palos, después de un centro de Aihen Muñoz.

La segunda parte ha tenido un claro tinte continuista, con la Real llevando la iniciativa y Osasuna trabajando a la espera de un error del adversario. De nuevo Sangalli ha tenido en sus botas un gol cantado tras pase de Portu, que se ha marchado por fuerza y velocidad de un Iñigo Pérez ejerciendo de lateral izquierdo después de siete meses sin competir sobre el verde.

Barrenetxea ha seguido haciendo de las suyas y asistiendo a sus compañeros, mientras que Mikel Merino, a falta de un cuarto de hora para la conclusión, ha vuelto a disponer de otro mano a mano con Herrera, que el cancerbero rojillo ha vuelto a cortocircuitar con su cuerpo.

Paradójicamente, ha sido Osasuna quien ha podido desnivelar el marcador en el último tramo del choque. Primero Juan Villar, a quien le ha costado un mundo darse la vuelta para rematar dentro del área, y ya en el descuento, Luis Perea, con una peinada que ha tenido la cumplida respuesta de la manopla de Zubiaurre, han estado muy cerca de poner el 1-0 en el electrónico.