Osasuna presenta unas cuentas marcadas por el ascenso a Primera

El presupuesto rondará los 55 millones de euros después de que los ingresos por la televisión se disparen de los 7,5 millones de euros a los 45,5. El capítulo de gastos se multiplica de la misma manera, mientras que se confirma el impacto de las primas por el ascenso (unos 5 millones de euros) en el ejercicio anterior.

NAIZ|2019/10/12 16:41
Sabalza
Sabalza explicará las cuentas el 27 de octubre (Iñigo URIZ / FOKU)

Osasuna tiene previsto esta temporada un presupuesto de gastos de 54,4 millones de euros y unos ingresos de 56,7 millones, con un beneficio antes de impuestos de 3,1 millones que será de 2,2 millones netos. Así lo recoge la información económica enviada por la entidad rojilla a los socios compromisarios para la Asamblea General Ordinaria que se celebrará el 27 de octubre, y que ha hecho pública este sábado.

En el apartado de ingresos, los esperados por televisión, y garantizados ya por LaLiga, se incrementarán en 38 millones respecto a la pasada campaña al subir de 7,5 a 45,5 millones. Los ingresos previstos por comercialización y publicidad pasarán de 2,6 millones a una cifra ligeramente superior a los 5 millones.

En el apartado de gastos, el ascenso de categoría incrementará todas las partidas relacionadas con el primer equipo (salarios, gastos de adquisición de jugadores y amortizaciones) y también los servicios exteriores, ya que Osasuna debe devolver a LaLiga un 7,5 % de los ingresos de televisión que recibe para cumplir con la ley.

En cuanto al estado de las cuentas de la entidad, la información enviada a los socios recoge el impacto del ascenso a 30 de junio de 2019, con las primas abonadas a la primera plantilla por la consecución del objetivo deportivo y otra serie de gastos asociados al ascenso y recogidos en los contratos con los jugadores.

Ese desembolso, calculado en 5,2 millones de euros, ha impactado en las cuentas de la temporada 2018-2019, que cerrarán con pérdidas de 2,8 millones de euros, después de impuestos, a pesar de que, sobre lo presupuestado, el club consiguió unos 800.000 euros de ingresos más, lo cual hubiese permitido cumplir con creces, sin ascenso, el objetivo de lograr prácticamente 2 millones de euros de beneficio.

En lo referente a la deuda de la entidad, la cifra de la deuda bruta (lo que debe el club) se situó el 30 de junio de 2019 en 29,8 millones de euros, lo que supone un significativo aumento con respecto a los 21 millones del 30 de junio de la pasada temporada.

La deuda neta (lo que debe el club menos lo que le deben) ha pasado de 10,9 a 16,9 millones de euros, datos que se achacan a dos factores: los costes del ascenso (5,2 millones) y las inversiones realizadas para confeccionar la plantilla de la presente temporada.

Todo ese gasto genera deuda porque se ha producido antes de que lleguen los ingresos de esta temporada, de forma que Osasuna ha debido afrontar esos pagos antes de recibir los 56 millones de ingresos previstos para esta campaña. Esto supone que conforme vaya avanzando la temporada, y especialmente a lo largo del primer semestre de 2020, la situación se equilibrará de nuevo volviendo al punto de partida, señalan las mismas fuentes.

Otro dato de la información enviada a los socios es el de los pagos realizados a la Hacienda navarra durante la temporada 2018-2019. El club, que está al corriente de pago con todas las administraciones públicas, ha desembolsado en impuestos algo más de 10 millones de euros.

Para la temporada 2019-2020, Osasuna estima que abonará más de 25 millones de euros a Hacienda entre IVA e IRPF en un solo ejercicio, y «el ascenso del club a LaLiga Santander repercutirá por tanto favorablemente en toda la sociedad navarra».