Netanyahu renuncia a formar gobierno y deja paso a su rival, el exmilitar Benny Gantz

El líder del Likud, Benjamin Netanyahu, ha comunicado su renuncia a liderar la formación de Gobierno en Israel ante la falta de acuerdo con su rival, el general retirado Benny Gantz, que se encargará ahora de dirigir las negociaciones. La coalición árabe Lista Conjunta ya le ha ofrecido su apoyo, solo para evitar la continuidad de Netanyahu.

NAIZ|2019/10/21
Israel-gantz
El líder de Azul y Blanco, el exgeneral Benny Gantz. (Emmanuel DUNAND/AFP)

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha informado este lunes al presidente del país, Reuven Rivlin, de que devuelve el encargo de formar gobierno, que pasará ahora a su principal rival político, Benny Gantz, quien tendrá 28 días para lograr un acuerdo que garantice su investidura.

Netanyahu culpó del fiasco a su rival. «En las últimas semanas he hecho todo lo posible para llevar a Beny Gantz a la mesa de negociaciones. Desafortunadamente, simplemente se negó una y otra vez», afirmó el hasta ahora primer ministro.

Todas las ofertas a Gantz para formar un Ejecutivo de unidad han pasado por incluir en el Gobierno a los partidos de derechas y ultra religiosos, con los que Netanyahu firmó un acuerdo de permanecer unidos nada más conocer los resultados electorales.

Si Gantz tampoco logra formar un ejecutivo en el plazo otorgado, cualquier otro diputado de la Knesset o Parlamento israelí podrá optar a un periodo de 21 días para formar gobierno, según la normativa israelí, que prevé que si no se logra por estas vías se puedan repetir las elecciones nuevamente.

En las recientes elecciones del 17 de setiembre, el partido Azul y Blanco del exgeneral Gantz fue el más votado con un 25,93% y 33 de los 120 escaños de la Knesset, por delante del Likud de Netanyahu (25,09% y 31 escaños).

La tercera fuerza es la Lista Conjunta (Balad, Hadash, Taal y Lista Árabe Unida, 10,62% y 13 escaños), que ya ha anunciado ya su intención de respaldar a Gantz, con el objetivo de «crear la mayoría necesaria para evitar un nuevo mandato del señor Netanyahu».

No obstante, subraya que no supone un apoyo a Gantz o a sus políticas, sino una oposición a Netanyahu porque «ha declarado ciudadanos de segunda clase a los ciudadanos árabes-palestinos de Israel, una quinta parte de la población».

Precisamente, este apoyo de la lista árabe es uno de los reproches de Netanyahu a su rival.

La coalición del Partido Laborista y el Partido Gesher también han recomendado a Gantz para ser primer ministro para evitar un nuevo mandato de Netanyahu.