Lakua aprueba el decreto que posibilita los permisos por paternidad de hasta 16 semanas

El Consejo de Gobierno de Lakua ha aprobado el decreto de ayudas a las excedencias voluntarias por paternidad de 16 semanas para los trabajadores del sector privado, con las que el permiso inicial de ocho semanas, que ya cubre la Seguridad Social, se ampliará a otras ocho, que en este caso serán financiadas por el Ejecutivo de Gasteiz.

NAIZ|2019/10/22
Permiso
El permiso de paternidad se disfrutará en un periodo distinto al de maternidad. (Juanan RUIZ / FOKU)

«Se pretende romper el rol femenino del cuidado, involucrar a los padres-hombres en las tareas del cuidado y fortalecer el vínculo del hijo o hija con ambas personas progenitoras», ha explicado la consejera de Empleo y Políticas Sociales de Lakua, Beatriz Artolazabal, en la presentación del decreto de ayudas para la conciliación de la vida familiar y laboral, que regula las ayudas que se otorgarán, y en el que se incluye el permiso por paternidad de hasta dieciséis semanas.

La excedencia, dirigida a personas trabajadoras por cuenta ajena, a quienes no sean socios trabajadores o socios de trabajo de las sociedades cooperativas y a trabajadores por cuenta propia o ajena, podrá disfrutarse en los doce meses inmediatamente posteriores al nacimiento y en un periodo de disfrute distinto al de la maternidad. No podrán disfrutar de estas excedencias las familias que lleven a sus hijos o hijas a la guardería y, después de corregirse el borrador, sí lo podrán hacer quienes tengan contratadas empleadas de hogar.

La ayuda deberá solicitarse una vez haya finalizado la excedencia y el plazo de presentación de solicitudes termina cuando hayan transcurrido tres meses desde su finalización. La cuantía se abonará mediante un pago único en el plazo máximo de dos meses tras la notificación de la resolución de concesión.

En referencia a las diferencias entre las ayudas destinadas a los empleados públicos y las previstas para trabajadores de la empresa privada, el portavoz de Lakua, Josu Erkoreka, ha indicado que equipar las condiciones «no tiene sentido», ya que las regulaciones «están radicalmente separadas».

Además de las ayudas para trabajadores en situación de excedencia laboral o reducción de jornada de trabajo para el cuidado de hijos o de familiares en situación de dependencia o extrema gravedad sanitaria, el decreto recoge otras prestaciones como el de las ayudas para sustituir a estos trabajadores.

Con la finalidad de proteger especialmente a los colectivos en situación de mayor vulnerabilidad, se incrementa el importe de las ayudas en los supuestos de familias monoparentales o numerosas, unidades familiares con alguna persona miembro en situación de dependencia severa, gran dependencia o discapacidad superior al 50%, y unidades familiares con alguna persona miembro víctima de violencia de género.