Los comerciantes reclaman al Parlamento medidas para que «podamos sobrevivir»

El presidente de Euskaldendak ha asistido esta mañana al Parlamento de Gasteiz, donde se celebra una sesión monográfica sobre comercio. Espera que se acuerden medidas para que el pequeño comercio pueda «sobrevivir».

Ion SALGADO|2019/10/28
Comerciantes
Representantes de los comerciantes, en la tribuna de invitados. (Juanan RUIZ/FOKU)

Bittor Lizarribar, presidente de Euskaldendak, ha reclamado a los partidos con representación en la Cámara de Gasteiz la adopción de medidas para que «podamos sobrevivir, para que pueda haber pequeño comercio».

Así se ha pronunciado ante los medios al término de la primera parte del pleno monográfico sobre comercio que se celebra este lunes en el Parlamento, donde ha recordado algunas de sus principales reclamaciones, como son la creación de un nuevo impuesto a las grandes superficies y un aumento presupuestario.

También ha pedido un posicionamiento de la Cámara en contra de la apertura en domingos y festivos, ya que, tal como ha reconocido, «ese cambio de la normativa nos llevaría a no poder competir en igualdad de condiciones».

Las solicitudes de Euskaldendak han sido defendidas en el pleno por Iker Casanova, de EH Bildu, grupo parlamentario que propuso la celebración de esta sesión. Y lo hizo «porque queremos que las cosas empiecen a cambiar». «Porque queremos que las cosas empiecen a cambiar en las políticas públicas hacia y, sobre todo, en la evolución del sector del comercio», ha señalado.

En su intervención ha recordado que «el presupuesto actual del área de Comercio en el Gobierno de Lakua es de apenas 16 millones de euros, lo que supone una cantidad absolutamente desproporcionada con respecto a la dimensión de esta área de actividad, su importancia y sus problemáticas».

«Por eso, creemos que duplicarla en el plazo de cuatro años sería una medida justa, que además dotaría de credibilidad ante la sociedad al discurso sobre el compromiso con el pequeño comercio por parte de las instituciones», ha manifestado antes de referirse a las dos amenazas a las que debe hacer frente el pequeño comercio: los grandes centros comerciales y el comercio electrónico.

«No nos oponemos a su existencia, aunque en el caso de los grandes centros comerciales creemos que existe un sobredimensionamiento de la oferta, porque se han promovido más allá de lo razonable. Pero pedimos, eso sí, que todos compitan en igualdad de oportunidades», ha apuntado, al tiempo que ha propuesto la instauración de un impuesto a las grandes superficies comerciales en proporción a su dimensión.

Ha explicado que «es un impuesto perfectamente factible ya que está en vigor en otras comunidades, entre ellas Nafarroa, y su implantación ha pasado el filtro de los tribunales», y ha indicado que en la CAV existen cerca de 800.000 metros cuadrados de centros comerciales, «por lo que la aplicación de una cuota de 12 euros por metro cuadrado generaría unos ingresos próximos a los 10 millones de euros anuales, una cantidad nada despreciable, que supondría que la Administración ingresara una cantidad prácticamente similar al incremento que hemos propuesto en los presupuestos para comercio».

Además, Casanova se ha referido a la polémica suscitada por la posible construcción de una nueva gran superficie en Zaldunborda, un proyecto que, a su parecer, se ha tramitado «con premeditación y alevosía» por parte del Ayuntamiento de Hondarribia que dio luz verde a las aprobación inicial en vísperas de que se aprobara en la Cámara autonómica una ley que regulaba y restringía la creación de centros comerciales.

«En opinión de nuestro grupo, si el proyecto de Zaldunborda sale adelante, el lehendakari, el consejero de Ordenación Territorial y la consejera de Comercio y Turismo serán co-corresponsables del desastre que provocaría en el pequeño comercio del entorno, por omisión de sus responsabilidades», ha manifestado.

«Escenario complicado»

La consejera de Turismo, Sonia Pérez ha tomado la palabra en el pleno, donde ha reconocido que el pequeño comercio de la CAV se encuentra ante un escenario «complicado». Como ella misma ha apuntado, se da un decrecimiento del número de pequeños establecimientos y del empleo autónomo asociado a este tipo de comercio.

Ante esta situación, ha defendido las políticas impulsadas por Lakua y ha puesto en valor el programa EMCO de impulso al emprendizaje comercial. Ha anunciado un incremento en la convocatoria para este año del 80% en la dotación presupuestaria destinada a este programa, que el año pasado contó con una inversión de 5,2 millones de euros.

Por último, ha avanzado la recuperación del Observatorio de Comercio de Euskadi que, tal como explica el departamento, «se marca el objetivo de disponer un sistema de indicadores y pautas de referencia que permitan comparativas, evaluaciones y seguimientos, e información de apoyo a la toma de decisiones estratégicas y definición de políticas de apoyo al sector comercial».

ERLAZIONATUTAKO ALBISTEAK