Emmanuel Macron afirma que la OTAN se encuentra en estado de «muerte cerebral»

El presidente francés, Emmanuel Macron, ha afirmado que la OTAN se encuentra en estado de «muerte cerebral» debido a la falta de coordinación estratégica entre Europa y EEUU, y a la agresión de Turquía, socio clave, en Siria. Además, ha apostado por abrir un diálogo con Rusia. Los socios de la OTAN han rechazado las críticas, aplaudidas por Moscú.

NAIZ|2019/11/07
Macron-otan
El presidente francés, Emmanuel Macron, en su reciente visita a China. (Ludovic MARIN/AFP)

El presidente francés, Emmanuel Macron, ha estimado hoy que la OTAN está en estado de «muerte cerebral» debido a la falta de coordinación entre Europa y Estados Unidos y las acciones agresivas en Siria por parte de Turquía, uno de sus miembros clave.

«Lo que estamos viviendo actualmente es la muerte cerebral de la OTAN», ha señalado Macron en una entrevista en la revista “The Economist”.

«No hay coordinación alguna en la toma de decisiones estratégicas entre Estados Unidos y sus aliados de la OTAN. Ninguna. Hay una acción agresiva descoordinada de otro aliado de la OTAN, Turquía, en una zona en la que están en juego nuestros intereses», ha lamentado Macron.

A su juicio es necesario «clarificar cuáles son las finalidades estratégicas de la OTAN». A menos de un mes de una cumbre de la OTAN, el presidente francés ha expresado también sus dudas sobre el futuro del artículo 5 de la Alianza, que establece que un ataque contra un Estado miembro de la organización es considerado un ataque contra todos.

«¿Qué significará el artículo 5 mañana? Si el régimen de Bashar al Assad decide tomar represalias contra Turquía, ¿nos comprometeremos con ellos? Es una pregunta crucial», advierte Macron.

«Entramos en el conflicto para luchar contra Daesh (acrónimo en árabe del Estado Islámico). La paradoja es que tanto la decisión estadounidense como la ofensiva turca han tenido el mismo resultado: sacrificar a nuestros socios que lucharon contra Daesh en el terreno, las Fuerzas Democráticas Sirias», critica el mandatario francés.

«Desde un punto de vista estratégico y político, lo que ha ocurrido es un gran problema para la OTAN», añade Macron, quien considera esencial que la defensa europea sea «más autónoma en términos de estrategia y capacidad militar».

Críticas de Berlín y Washington

Sus socios en la OTAN han rechazado tales críticas. Para el secretario general de la organización, Jens Stoltenberg, la OTAN sigue «fuerte» y EEUU y Europa «trabajan juntos más de lo que lo han hecho en décadas».

Para la canciller alemana, Angela Merkel, Macron ha empleado «términos radicales» que no se corresponden con «mi punto de vista sobre la cooperación en el seno de la OTAN». «Esta opinión intempestiva no es necesaria, aunque tengamos problemas».

El secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, ha opinado que la OTAN sigue siendo una de las alianzas estratégicas más importantes y ha aprovechado para recordar que el presidente Donald Trump pidió a sus socios que asuman una mayor parte de la financiación.

Las opiniones de Macron, en cambio, han sido aplaudidas en Moscú. Para el Ministerio ruso de Exteriores, son palabras sinceras y que reflejan lo esencial. Una definición precisa del estado actual de la OTAN».

Riesgos para Europa

Precisamente, Macron ha apostado también por abrir un diálogo estratégico con Rusia» a pesar de que ha criticado su modelo «antieuropeo», su «supermilitarización» con una población en declive y un PIB «equivalente al de España» que, a su juicio «no es sostenible».

El presidente francés ha señalado que «si no quiere convertirse en un vasallo de China, Rusia no tiene otra alternativa que una asociación con Europa».

A juicio del presidente francés, la Unión Europea tiene tres grandes riesgos. Por un lado, que «Europa ha olvidado que era una comunidad, pensándose progresivamente como un mercado».

En segundo lugar, que EEUU, «nuestro gran aliado», tiene ahora otros puntos de interés, hacia China y el continente americano y «por primera vez, tenemos un presidente americano que no comparte la idea del proyecto europeo».

Finalmente, señala que el reequilibrio del mundo va a la par de la emergencia de una potencia china que crea un riesgo de bipolarización y margina claramente a Europa.

Por ello, teme que exista el riesgo de que «desaparezcamos geopolíticamente, o en todo caso de que no seamos dueños de nuestro destino»