Osasuna se mimetiza con el Getafe para traerse un trabajado punto del Coliseum Alfonso Pérez (0-0)

El técnico rojillo, Jagoba Arrasate, ha planteado un partido de tú a tú a los azulones, con sus mismas armas y estrategia, que le ha servido para sumar. [Estadísticas del partido]

Natxo MATXIN|2019/11/10
Osasuna
Aridane, una vez más, ha estado muy sólido en el eje de la zaga rojilla. (Alberto NEVADO/LOF)

Se ha encontrado con bastantes problemas la escuadra navarra en los primeros compases del choque para contrarrestar el juego directo de los anfitriones, además de los movimientos de un Ángel que se ha metido muy bien entre centrales y las llegadas de Jason, el más clarividente desde la medular.

El técnico rojillo, Jagoba Arrasate, ha vuelto a colocar a Roncaglia como lateral derecho, aunque en esta ocasión adelantando la posición de Nacho Vidal a carrilero, lo que ha obligado a Roberto Torres a moverse al costado izquierdo.

Llegado el primer cuarto de hora, los visitantes se han encontrado con otro problema añadido, como ha sido el obligado cambio en portería, ya que Rubén Martínez y Ángel han impactado en un balón dividido, llevándose la peor parte la rodilla derecha del guardameta gallego, que se ha visto obligado a ser sustituido por Sergio Herrera.

Poco a poco, Osasuna se ha ido acomodando a lo que el partido exigía, ajuste defensivo, menos pérdidas en medio campo y mucho balón largo hasta generar la primera ocasión con peligro en el minuto 21, con una volea sobre la marcha de Roberto Torres que se ha marchado por encima del larguero.

El encuentro se ha ido equilibrando a medida que se acercaba el descanso, con los rojillos mejor asentados, concediendo menos, no permitiendo al Getafe encontrarse cómodo en tres cuartos e incluso intentado rápidas salidas, como la que ha construido en el 39, que no ha podido llegar a mejor puerto al adelantarse demasiado la pelota Marc Cardona, convertido en único delantero nato del cuadro navarro.

No ha cambiado mucho el panorama tras el paso por vestuarios, aunque en el primer lance de la segunda parte, de nuevo Ángel ha avisado a Osasuna de que había que estar muy concentrados, ya que un disparo con mucha intención del delantero canario se ha marchado fuera por muy poco.

Pese a ese toque de atención, los navarros ya estaban plenamente adaptados al partido e incluso creciendo y creyendo en ataque, jugando mucho más en campo del contrincante, si bien con un nuevo contratiempo al tener que relevar a un doliente Nacho Vidal. David García ha dispuesto de una inmejorable oportunidad, pero ha rematado muy centrado una falta lateral.

Asfixiado el Getafe, su preparador, José Bordalás, ha buscado aumentar dinamita en ataque con la entrada de un tercer delantero, Jaime Mata, lo que ha desconcertado durante unos minutos la estrategia navarra, con un balón al larguero de Jorge Molina, y un Osasuna al que le ha costado salir más con la pelota en opciones ofensivas.

Así las cosas, se ha entrado en un tramo final tenso e intenso, con muchos parones y un equipo local que se ha podido llevar los tres puntos en un intencionado zurdazo de Arambarri al que ha respondido la manopla de un Sergio Herrera que se ha convertido en salvador del conjunto rojillo en el tiempo de descuento. Al final, un empate trabajado con mucho esfuerzo que coloca a Osasuna justo en la mitad de la tabla, a un solo punto de los puestos europeos.