Cuatro directivos del BBVA citados por el «caso Villarejo» se acogen a su derecho a no declarar

Cuatro de los cinco directivos y exdirectivos del BBVA que estaban citados este martes para comparecer en la Audiencia Nacional española en calidad de investigados por presuntos delitos de cohecho y revelación de secretos, han pasado ante el juez y se han acogido a su derecho a no declarar dado que la causa permanece bajo secreto.

naiz|Madrid|2019/11/19
Bbva-junta2019
La última junta general de accionistas del BBVA se celebró en el Palacio Euskalduna el pasado 15 de marzo. (Monika DEL VALLE/FOKU)

Hasta la fecha, la mayoría de los investigados en esta causa han seguido la estrategia de atenerse al derecho a no declarar, de la que tan solo se han desmarcado dos de los imputados, el expresidente del BBVA Francisco González y el exresponsable de Real Estate Antonio Béjar.

Los cuatro que han pasado hoy ante el juez Manuel García Castellón son Juan Asúa, asesor de cabecera del actual presidente del BBVA, Carlos Torres; Eduardo Arbizu, que hasta el pasado mes de julio, cuando fue cesado al conocerse la imputación, ostentaba el cargo de responsable de Regulación y Control Interno; el otrora jefe de Riesgos, Manuel Castro; y Eduardo Ortega, que fue responsable de los servicios jurídicos de la entidad.

Todos estaban citados a partir de las 9.30 de la mañana en la Audiencia Nacional y uno tras otro –el primero ha sido Arbizu– han declinado responder a las preguntas del instructor y los fiscales alegando que desconocen el contenido de las actuaciones pues esta pieza separada del «caso Tándem», centrada en 13 años de contratos entre el BBVA y la empresa Cenyt del policía José Manuel Villlarejo por importe superior a 10 millones de euros, permanece bajo secreto.

Un quinto, José Manuel García Crespo, exresponsable jurídico para España y Portugal de BBVA, también había sido llamado a declarar este martes, si bien finalmente ha comunicado al juzgado que no iba a comparecer.

Este miércoles será la representación legal del banco la que acuda a la Audiencia Nacional, pues el BBVA está imputado como persona jurídica por cohecho y también por corrupción en los negocios en relación a este asunto. Hasta el momento, la entidad ha venido anunciando su disposición a colaborar con la justicia.

Comparecencias anteriores

En total, una decena de altos cargos del banco cuando se celebraron esos contratos han sido llamados a declarar como investigados en la Audiencia Nacional, incluido el que fuera CEO de la entidad, Ángel Cano, así como la sustituta de Corrochano en Seguridad, Inés Díaz Ochagavia, y el jefe de grupo en este área, Nazario Campo Campuzano.

También han comparecido como investigados el director de Red Banca Comercial en la entidad, Ignacio Pérez Caballero; el miembro hasta 2018 del comité de dirección Ricardo Gómez Barredo; y su exdirector de Finanzas, Javier Malagón Navas. Todos ellos han optado por ejercer su derecho a guardar silencio, igual que Antonio Bonilla, policía que en segunda actividad trabajaba para el comisario Villarejo y que también está imputado en esta pieza.

No ha hecho lo mismo el que fuera jefe de Riesgos para España y Portugal y después responsable de BBVA Real Estate Antonio Béjar González, quien ya ha declarado en más de una ocasión en la Audiencia Nacional, ni el expresidente Francisco González, que este lunes respondió durante más de dos horas y media al extenso interrogatorio de la Fiscalía Anticorrupción para negar cualquier conocimiento sobre los contratos con las mercantiles de Villarejo.