17 entidades vascas se adhieren a la Declaración de Davos sobre arquitectura y urbanismo

Un total de 17 entidades de la CAV han firmado su adhesión a la Declaración Davos 2018 sobre arquitectura y urbanismo, que reivindica «con urgencia un planteamiento nuevo y adaptable» en el entorno construido, centrado en la perspectiva cultural y en la sostenibilidad social y medioambiental.

NAIZ|DONOSTIA|2019/12/02
Declaracion-davos
Representantes de las instituciones firmantes de la Declaración de Davos. (Juan Carlos RUIZ/FOKU)

El Gobierno de Lakua, las diputaciones y los ayuntamientos de Bilbo, Donostia y Gasteiz, junto a los colegios de arquitectos e ingenieros, entre otras instituciones, se han adherido a la Declaración de Davos, que apuesta por un entorno construido de calidad, centrado en la cultura y la sostenibilidad social y medioambietal.

Los consejeros de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda, y de Cultura y Política Lingüística, Iñaki Arriola y Bingen Zupiria, respectivamente, han presidido en la sede del Instituto de Arquitectura de Euskadi, en Donostia, el acto de firma del documento, al que han asistido representantes de las 17 instituciones y entidades que se han sumado a su contenido.

El documento fue impulsado en 2018 por el Gobierno suizo en el marco del Año Europeo del Patrimonio denominado «Hacia una Baukultur de alta calidad para Europa». Las 17 entidades que se han adherido a la Declaración de Davos han adquirido el compromiso de, a la hora de construir, tener en cuenta «aspectos culturales, medioambientales, económicos y sociales, promoviendo políticas públicas que lo impulsen, desarrollen y sitúen en el centro de las transformaciones urbanas».

La declaración, que se da un plazo de una década para evaluar si se ha logrado el objetivo, está precedida por un diagnóstico crítico de la situación, en la que se detecta una «tendencia a la pérdida de calidad» en el entorno construido europeo «incluyendo la falta de preocupación por la sostenibilidad».

Ante esta realidad, detectan una «urgente necesidad de aumentar los esfuerzos y de adaptar nuevos enfoques para proteger y avanzar en los valores culturales del entorno construido en Europa».

El texto defiende que «cambiar de perspectiva hacia la Baukultur de alta calidad impulsará la sostenibilidad social y medioambiental». Por un lado, porque mejorará la sensación del espacio, impulsando una sociedad inclusiva que «combate la discriminación y la radicalización y se promueven la integración y la conciencia ciudadana», con barrios dinámicos y con usos diversos y viviendas «dignas, asequibles y accesibles».

Por otro lado, este enfoque impulsa la sostenibilidad medioambiental porque «apoya el transporte sostenible y el uso responsable de la tierra, aumenta las zonas verdes y promueve la salud y la biodiversidad». Todo ello redundaría en la economía, ya que «añade valor económico al crear valores y condiciones favorables más duraderos y de mayor calidad para la prosperidad económica».

Para lograrlo, la declaración reclama que este enfoque se «realice obligatoriamente» en las acciones que impacten en el territorio a través de la creación de las normativas necesarias para ello.

Además de las instituciones, el documento ha sido suscrito por el Colegio Oficial de Arquitectos Vasco-Navarro (COAVN) y sus delegaciones provinciales, así como por las secciones vizcaina y guipuzcoana del Colegio de Ingenieros Industriales, la UPV/EHU, la sociedad pública Visesa y la Cátedra Unesco en Paisajes Culturales y Patrimonio, entre otras entidades.