2019, entre los más cálidos de la Historia, cierra una década de «excepcional calor» e impacto

El informe anual de la Organización Meterológica Mundial señala este 2019 como uno de los tres años más cálidos de la Historia, cerrando una década de «excepcional calor» y «altos impactos» meteorológicos a nivel global. Los datos muestran un retroceso récord del hielo, aumento en el nivel del mar y cambios en la química de los océanos.

NAIZ|2019/12/03
Taalas
Petteri Taalas, secretario general de la Organización Meteorológica Mundial, durante al presentación del informe. (Fabrice COFFINI/AFP)

2019 deja atrás una década «de excepcional» calor a nivel global y de altos impactos causados por eventos meteorológicos extremos, según ha informado el secretario general de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), Petteri Taalas, este martes, durante el informe anual de la OMM en el marco de la XXV Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Cambio Climático de la ONU que se celebra en Madrid (COP25).

Taalas ha precisado que se ha registrado un retroceso récord del hielo y que los niveles del nivel del mar han aumentado a consecuencia del incremento de los gases de efecto invernadero y la actividad humana.

Además, ha explicado que el informe concluye que la media de las temperaturas del último lustro (2015-2019) y de los últimos diez años (2010-2019) han sido los más calurosos de la historia y se sitúan como periodos récord.

A poco menos de un mes para que termine el año 2019 se espera que este será el segundo de los tres años más cálidos de la Historia, por detrás de 2016, que comenzó con un fuerte y excepcional fenómeno de El Niño, y que sigue siendo el año más cálido.

La OMM destaca que desde el año 1980 cada década sucesiva ha sido más cálida que la anterior.

Por zonas, Taalas ha explicado que amplias áreas del Ártico fueron «inusualmente» cálidas en 2019 y que la mayoría de las zonas del planeta fueron más calurosas que la década anterior, incluidas regiones como Suramérica, Europa, Africa, Asia y Oceanía.

Pero además en Alaska esta última década fue también «excepcionalmente cálida», al contrario que el resto de Norteamérica, donde fue más fría que la media reciente.

«Efectos devastadores»

Tomando como soporte el informe, Taalas ha subrayado que «el cambio climático está provocando efectos devastadores». Sobre las concentraciones de gases de efecto invernadero, ha indicado que alcanzaron en 2018 nuevos récord y ha avanzado que aunque las medias globales de 2019 todavía no estarán disponibles hasta mediados de 2020, los datos en tiempo real indican que los niveles de CO2 seguirán incrementándose en 2019, por lo que se espera que los actuales récord queden incluso superados.

El nivel del mar también observa una aceleración en su ritmo de subida, de acuerdo con los datos de altimetría satelital, que advierte de que la tasa de subida ha aumentado, en parte debido al derretimiento de grandes bloques de hielo en Groenlandia y en la Antártida. En octubre de 2019, el nivel global del mar alcanzó un nuevo récord desde que se empezaron a medir con alta precisión estos niveles en 1993.

En 2019, el calor del océano también volvió a rozar o superar los anteriores récord. La OMM constata que en el decenio 2009-2018 los océanos absorbieron cerca del 22 por ciento de las emisiones anuales de CO2 que ayudan a atenuar el cambio climático. Sin embargo, el incremento de las concentraciones de CO2 atmosférico afectó a la química de los océanos.

Así, señala que la media de PH de la superficie del océano llegó a crecer de 0.017 a 0.027 unidades de PH por década desde 1980, según el informe especial de la criosfera y los océanos del Panel de Expertos de Cambio climático de la ONU (IPCC), lo que equivale a decir que la acidez de los océanos ha aumentado un 26 por ciento desde la revolución industrial.

Otro de los efectos que el cambio climático están provocando a escala global es que se mantiene el declive del hielo marino del Artico en 2019. En cuanto a la superficie de hielo en la Antártica, que crecía poco a poco hasta 2016, a partir de ese año su crecimiento fue interrumpido y desde entonces se ha mantenido en niveles relativamente bajos.

La mayor ola de calor, en Europa

En cuanto a los impactos meteorológicos en 2019, la OMM destaca las «anormalmente altas» precipitaciones registradas en el centro de Estados Unidos, el noreste de Canadá, el noreste de Rusia y el suroeste de Asia.

Por el contrario, la sequía afectó a numerosas zonas del sureste asiático y del suroeste del Pacífico en 2019 y las condiciones de sequía prolongada siguieron en el este de Australia desde 2017 y 2018 y se intensificaron en 2019. De hecho, entre enero y octubre, Australia en su conjunto tuvo el periodo más seco de su historia desde 1902.

En cuanto a las olas de calor, la mayor de 2019 tuvo lugar en Europa, entre finales de junio y finales de julio y dejó una temperatura nunca antes alcanzada enel Estado francés, con 46ºC, casi 2ºC (1,9ºC) más alta que su anterior récord. También en Alemania, con 42.6ºC; Países Bajos, con 40,7°C; Bélgica, 41,8ºC; Luxemburgo, 40,8ºC y Reino Unido, con 38,7ºC superaron sus anteriores récord.

Incluso en los países nórdicos, se llegó a temperaturas nunca antes alcanzadas, con 33,2ºC el 28 de julio en Helsinki.

El informe del Estado del Clima 2019 resume también los efectos que dejaron los 66 ciclones tropicales como Dorian y los 27 ciclones en el hemisferio sur, como Idai que afectó a Mozambique, Zimbabue y Malawi donde dejó una gran devastacimunón.

Las olas de calor también provocaron su impacto en Japón, donde en julio murieron cien personas y 18.000 fueron hospitalizadas. La ola de calor en Europa también dejó efectos significativos, con cerca de 3.000 muertes asociados al calor extremo durante el verano, solo en los Países Bajos.

ERLAZIONATUTAKO ALBISTEAK