El Eurogrupo cierra un encuentro de siete horas sin acuerdo para impulsar la unión bancaria

El Eurogrupo no ha logrado dar un nuevo impulso a la Unión Bancaria tras finalizar su reunión sin conseguir ninguno de sus dos objetivos principales: cerrar la reforma del fondo europeo de rescates y desbloquear las negociaciones políticas sobre el fondo europeo de garantía de depósitos.

NAIZ|2019/12/05
Eurogrupo
Saludo entre el ministro de Finanzas griego, Christos Staikouras (dcha) y el comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovi. (Aris OIKONOMOU / AFP)

Tras siete horas de reunión y sin acuerdo, los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona (Eurogrupo) han dado por finalizado a medianoche un encuentro que buscaba dar luz verde al paquete de medidas para reforzar la eurozona que han negociado durante el último año y que debía llegar cerrado a la cumbre europea de la próxima semana.

En diciembre de 2018, la Unión Europea acordó trabajar en una serie de iniciativas para mejorar la capacidad de respuesta del área de la moneda única ante futuras crisis, de modo que cuando la próxima azote no sea necesario legislar a marchas forzadas como ocurrió con la crisis financiera.

El paquete debía contar con tres pilares: un embrionario presupuesto de la eurozona para mejorar la convergencia y competitividad, una hoja de ruta para negociar a nivel político el Sistema Europeo de Garantía de Depósitos y una reforma del fondo de rescate europeo que le dé más competencias y mejore sus herramientas de financiación preventiva cuando los países atraviesen dificultades.

La polémica surgida en Italia contra la reforma del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) ha provocado que, a pesar de los avances conseguidos en las últimas horas, todavía queden detalles por afinar en los textos legales, por lo que los Diecinueve tendrán que seguir trabajando en ellos durante las próximas semanas.

Reunión en enero

El presidente del Eurogrupo, Mário Centeno, ha desgranado en una rueda de prensa este jueves por la mañana todos los progresos pactados en las últimas horas, pero también ha reconocido que quedan «cabos sueltos de naturaleza jurídica» que es «necesario aclarar» antes de cerrar el expediente.

«Espero que podamos hacerlo para nuestra próxima reunión de enero», ha expresado el portugués, quien confía en que la firma del nuevo Tratado modificado del MEDE pueda firmarse a lo largo del primer trimestre de 2020.

De la misma forma, los responsables de Finanzas de la moneda única han terminado su encuentro sin un acuerdo sobre una hoja de ruta para poner en marcha un fondo europeo de garantía de depósitos (EDIS, por sus siglas en inglés). Las conversaciones sobre esta herramienta, por tanto, seguirán a nivel técnico y no pasarán todavía a nivel político.

«Hemos pedido al grupo de trabajo de alto nivel que siga trabajando en todos los elementos (del EDIS) con la intención de avanzar durante el nuevo ciclo institucional de la UE», ha apuntado el presidente del Eurogrupo.

Los países difieren sobre las condiciones que deben darse para ponerlo en marcha. Algunos reclaman que se adopten medidas dirigidas a mitigar los riesgos de la banca, como controlar su exposición a la deuda soberana de su propio país o exigirles colchones de capital por ella, a las que otros se oponen.

En cuanto al presupuesto de la eurozona, el Eurogrupo ha logrado acordar en estos meses sus bases y no se esperaban cambios en esta reunión