Corea del Norte comunica que su programa nuclear está fuera de la mesa con EEUU

Corea del Norte ha comunicado que ya no discutirá con Estados Unidos sobre su programa nuclear, al considerar que Washington solo utiliza esta negociación para su interés político doméstico. A la vez, Pyongyang acusa a los países europeos de «perro mascota de EEUU».

NAIZ|2019/12/07
Trump-corea
Encuentro entre Donald Trump y Kim Jong-un, el pasado junio. (Brendan SMIALOWSKI/AFP)

El embajador norcoreano ante la ONU, Kim Song, ha informado de que su país ya no discutirá con Estados Unidos la posibilidad de suspender su programa nuclear y que cualquier conversación adicional en este sentido es innecesaria.

«El diálogo constante y sustancial que perseguía Estados Unidos no era más que era un truco para ganar tiempo con vistas a su calendario político doméstico«, ha señalado en un comunicado.

«No necesitamos mantener nuevas conversaciones con Estados Unidos. La desnuclearización ya está fuera de la mesa de negociaciones».

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su homólogo norcoreano, Kim Jong Un, se han encontrado en tres ocasiones sin lograr avance alguno en este sentido.

Aunque el presidente estadounidense ha asegurado que tiene intención de perseverar, sus últimos comentarios, en los que afeaba a Kim su gusto por realizar ensayos con cohetes de largo alcance, daban a entender un nuevo distanciamiento.

En respuesta, el Gobierno de Corea del Norte le instó a abstenerse de advertencias y «metáforas» que considera «un desafío muy peligroso».

Song critica también la «seria provocación» de Gran Bretaña, Estado francés, Alemania, Bélgica, Polonia y Estonia que el pasado miércoles emitieron un comunicado condenando la prueba de misiles que Pyongyang realizó el pasado 28 de noviembre.

«Se están tomando muchas molestias para jugar el rol del perro mascota de Estados Unidos», ha afirmado a la vez que se pregunta «qué obtienen a cambio de favorecer a la Casa Blanca».

Corea del Norte probó un lanzacohetes múltiple de gran tamaño idéntico al ensayo del mes anterior, según Seúl, en una aparente maniobra para forzar a Washington a aceptar nuevas condiciones en el diálogo sobre desarme, atascado desde principios de este año.

«Vemos su comportamiento como nada más que un acto despreciable para halagar intencionalmente a EEUU, que impone presión extrema sobre ellos con el presupuesto de defensa de la OTAN y los aranceles comerciales», agrega Pionyang, que les aconseja «no armar escándalo mientras interfieren impertinentemente en los asuntos de los demás».

Pyongyang ha reiterado en las últimas semanas que EEUU tiene de plazo hasta finales de año para ofrecer concesiones durante sus negociaciones sobre desarme atómico, y en caso de que se niegue a cambiar de postura ha advertido de que acabaría el diálogo y tomaría «un nuevo camino».