El Gobierno navarro elaborará un plan estratégico sobre convivencia

La consejera de Relaciones Ciudadanas, Ana Ollo, ha presentado el proyecto para un Plan Estratégico con el que el Gobierno navarro persigue «una convivencia en igualdad y en libertad en una Navarra plural, diversa y respetuosa con los derechos humanos y los valores democráticos».

Naiz|2020/02/13
Ana_ollo
La consejera de Relaciones Ciudadanas, Ana Ollo. (Iñigo URIZ/FOKU)

Un plan para el que se buscarán consensos, será transversal para los distintos departamentos del Ejecutivo, implicados en «política firmes», y que cuenta con el «compromiso total» del Gobierno, ha señalado.

Previsto en cuatro fases, desde la preliminar, que incluye entrevistas a personas expertas, tiene un marcado carácter participativo para que on line la sociedad pueda intervenir a modo de «primera reflexión, sin grandes elaboraciones».

La siguientes etapas serán la de elaboración, para la que se prevén foros y comisiones de trabajo; la exposición pública del borrador; y la aprobación del plan, que Ollo ha previsto para los primeros meses de 2021.

El trabajo comenzará con la elaboración de un diagnóstico y a partir de él se hará una propuesta que incluirá líneas de acción y de evaluación para los próximos años, lo que constituye, a juicio de la consejera, una oportunidad para el diálogo y el consenso, algo que «en estos tiempos convulsos es más necesario que nunca para impedir que la conculcación de los derechos humanos sea admitida y admisible».

Por eso ha abogado por una convivencia de la pluralidad y la diversidad, basada en el respeto a los derechos humanos y los valores democráticos, entendiendo la diversidad «como un reto y un valor».

Con este propósito el Plan se ocupará también de los derechos y libertades con aspectos relevantes, de los derechos sociales para convivir en igualdad, y tendrá en cuenta que Nafarroa es «tierra de acogida» de grupos diversos, con distintas identidades y culturas que proporcionan a la comunidad esa diversidad. también en lo religioso.

El reto es llegar a una convivencia cívica y respetuosa, a la que Ollo ha subrayado que deben contribuir las instituciones desde la defensa de los valores democráticos y con la vista puesta en los jóvenes porque las nuevas generaciones son «estratégicas» para la convivencia, por lo que ha avanzado que el Plan apostará por programas educativos innovadores para educar en una memoria crítica y el respeto.

Ha hecho por ello un llamamiento a toda persona concernida en materia de convivencia para que haga sus aportaciones, también sobre el propio proceso de elaboración, que «debe ser tratado con la máxima y más intensa apertura y participación», según el director de Convivencia del Gobierno.

La consejera ha negado para terminar que en Nafarroa haya problemas de convivencia acusados, pero sí ha apuntado a la existencia de espacios en los que la diversidad puede provocar confrontación o una mala resolución de la convivencia, y al respecto ha recordado que la comunidad es diversa en lo social, político, lingüístico, religioso, de sexo y género.

Una diversidad que para el Ejecutivo constituye «una oportunidad, no un problema, pero que hay que trabajar para que sea una fortaleza y no una debilidad» y hacerlo «en positivo y no con el miedo y el rechazo al otro».