La organización del Mobile World Congress alega «fuerza mayor» para no asumir indemnizaciones

GSMA, la asociación de empresas que organiza el Mobile World Congress (MWC), ha señalado este jueves que la cancelación de la edición de 2020 se debe a una situación de «fuerza mayor» debido a la propagación del coronavirus, lo que cree les exonera de responsabilidades económicas.

naiz|Barcelona|2020/02/13
Firabarna
Los dirigentes de GSMA, junto al presidente de Fira Barcelona y la alcaldesa de la capital catalana. (Lluís GENÉ | FOKU)

El consejero delegado y el director general de GSMA, John Hoffman y Mats Granryd, respectivamente, han participado en una rueda de prensa conjunta con representantes de las administraciones públicas y de Fira de Barcelona para dar explicaciones por la cancelación del Mobile y mostrar un frente común para trabajar para próximas ediciones, que esperan repitan el éxito del pasado.

Tras afirmar que no tenían otra opción que cancelar el evento y que los contratos de GSMA con los expositores incluyen cláusulas de fuerza mayor, Hoffman ha señalado: «No hemos analizado los costes que habrá. No se trata de una decisión financiera sino basada en el bienestar y la salud».

GSMA es una patronal mundial de la que forman parte cerca de 800 operadores de telefonía móvil y más de 200 empresas del sector.

La decisión de suspender la edición de este año, que iba a desarrollarse entre el 24 y el 27 de febrero en Barcelona, fue adoptada el miércoles por el comité de de GSMA, órgano formado por 26 compañías.

Pérdidas estimadas de 500 millones

Por su parte, el presidente de la patronal catalana Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre, ha afirmado que se han perdido 15.000 empleos a raíz de la cancelación del Mobile por parte de GSMA, con la que ya negocian las ediciones de 2022 y 2023 para compensar pérdidas.

Sánchez Llibre ha afirmado este jueves, en declaraciones a los periodistas en Madrid, que los empresarios catalanes están al lado de la decisión planteada por la GSMA, ya que, cuando el evento ha perdido tantos clientes, no tenía «viabilidad».

Ha estimado que las pérdidas para la economía serán de 500 millones de euros, con el consiguiente efecto para los empresarios. «No estamos preparados para unas pérdidas tan importantes, pero sí estamos preparados para continuar con la lucha», ha comentado el dirigente patronal, que se ha declarado optimista con el futuro.

 

ERLAZIONATUTAKO ALBISTEAK