El Barcelona sale vivo de Nápoles (1-1) y el Bayern doblega al Chelsea con una goleada (0-3)

El Barcelona y el Bayern de Múnich cobran ventaja en la carrera hacia los cuartos de fina de Liga de Campeones tras empatar el primero en San Paolo y golear el segundo en Stamford Bridge. [Estadísticas]

NAIZ|2020/02/25
Bayern
Gnabry celebra uno de sus dos goles contra el Chelsea. (Glyn KIRK/AFP)

El campo que todavía huele a Maradona estuvo a punto de convertirse en un infierno para el Barcelona de no haber sido por la mala puntería de los delanteros del Nápoles y por afortunado gol de Griezmann que inclina la eliminatoria en favor de los culés para la vuelta en el Camp Nou.

Entretanto en Londres, el Bayern de Múnich tumbó con doblete de Gnabry y otro de Lewandowski a un Chelsea, de nuevo sin Kepa al que Lampard mantiene su castigo.

Mertens mete el susto

Un gol del francés Antoine Griezmann ha matizado la gris prestación del Barcelona y le dio un valioso empate 1-1 en la visita a San Paolo..

Tras pagar su lenta y estéril posesión e irse al descanso con un 0-1 adverso decidido por un golazo del belga Dries Mertens, el Barcelona ha igualado al comienzo de la reanudación gracias a Griezmann, en una acción originada en un gran pase vertical de Sergio Busquets.

La segunda diana en esta Copa de Europa para Griezmann ha sido la mejor noticia de la visita al San Paolo para un Barcelona que ha acabado con diez por la doble amonestación al chileno Arturo Vidal y que tampoco podrá contar con Busquets para la vuelta del 18 de marzo en el Camp Nou.

El cuadro barcelonista, con el francés Samuel Umtiti en la zaga junto a Gerard Piqué, quien ha acabado sustituido por molestias en un tobillo, y el croata Ivan Rakitic en el centro del campo como principales novedades en el once de Setién, ha controlado el balón, pero le ha costadoó jugar en vertical ante un Nápoles extremadamente compacto, que se encerraba con las tres líneas en pocos metros y que buscaba ofender al contragolpe.

Mertens, en presión constante sobre Segio Busquets, ha dificultadoó el trabajo de un Barcelona que en la primera mitad solo ha rematado una vez a portería con Messi (m.8), en su estreno en el San Paolo, y que ha pagado una indecisión defensiva de Junior Firpo con el gol napolitano.

A la media hora de juego, el polaco Piotr Zielinski ha superado al lateral izquierdo barcelonista y ofrecido el balón a Mertens, quien ha fulminado al meta alemán Marc-André Ter Stegen con un derechazo a la escuadra.

Un gol histórico para el delantero belga, que ha alcanzado al eslovaco Marek Hamsik como máximo goleador del Nápoles (121 goles).

Necesitaba nuevas soluciones el Barcelona, en un San Paolo que rugía y que ha estado a punto de celebrar el segundo gol antes del descanso, cuando el griego Kostas Manolas, viejo conocido del conjunto barcelonista por haberle eliminado de la "Champions" con el Roma en 2018, ha rematado fuera una asistencia de José Callejón.

No ha empezado de forma mejor la segunda mitad, con Busquets que ha visto una amarilla por frustración y que se perderá la vuelta por acumulación de tarjetas. Su falta ha provocado la lesión de Mertens, que se ha visto obligado a pedir el cambio.

Ha sido precisamente tras la salida del delantero belga del Nápoles que Busquets ha contado con más espacio y un magistral pase vertical ha liberado al portugués Nelson Semedo, quien ha entregado a Griezmann el cómodo balón del 1-1 (m.57).

Un partido hasta ese momento muy bloqueado tácticamente se ha vuelto más imprevisible, con Insigne y Callejón que ha perdonado el segundo gol napolitano y Messi que no ha logrado rematar por pocos centímetros una asistencia del chileno Arturo Vidal y que ha acabado amonestado por arrollar involuntariamente al meta colombiano David Ospina.

Los técnicos, que intercambiaron sentidos elogios en la víspera, han decidido jugar nuevas cartas para aprovechar el momento.

Setién, que no tenía a grandes alternativas a disposición a causa de las bajas del uruguayo Luis Suárez, el francés Ousmane Dembelé y los catalanes Jordi Alba y Sergi Roberto, ha buscado más ritmo con la entrada del brasileño Arthur Melo por Rakitic y Gattuso ha añadido chispa ofensiva con Matteo Politano por Callejón.

Intercambiaron avisos los dos equipos, pero con poca pegada. Insigne, en el Nápoles, y Arthur, en el Barcelona, lo han intentado con dos disparos desviados.

Han sido las últimas jugadas técnicas en un partido que ha acabado con demasiada tensión.

Ficha técnica:

1 - Nápoles: Ospina; Di Lorenzo, Maksimovic, Manolas, Mario Rui; Fabián, Demme (Allan, m.80), Zielinski; Callejón (Politano, m.74), Mertens (Milik, m.55) y Insigne.

1 - Barcelona: Ter Stegen; Semedo, Piqué (Lenglet, m.93), Umtiti, Junior; Sergio Busquets, Rakitic (Arthur, m.56), De Jong, Vidal; Messi y Griezmann (Ansu Fati, m.87).

Goles: 1-0, m.30: Mertens; 1-1, m.56: Griezmann.

Árbitro: Felix Brych (ALE). Mostró cartulina amarilla a Insigne (m.61) y a Mario Rui (m.89), del Nápoles, y a Busquets (m.50), Messi (m.66) y Griezmann (m.83) del Barcelona. Expulsó por doble amonestación a Vidal (m.87 y m.89).

Incidencias: Partido disputado en el estadio San Paolo de Nápoles ante cerca de 60.000 aficionados.

Aquella final de 2012

Los aficionados del Chelsea recordaban antes del partido la Copa de Europa y el gol de Didier Drogba en 2012 a los alemanes y al final es lo que único que les quedó, el recuerdo.

El Bayern de Múnich, en su versión más devastadora, goleó 0-3 a los londinenses dejándoles con pie y medio fuera de la 'Champions'.

En la reedición de la final de 2012, en la que el Chelsea levantó su primera y única Copa de Europa, el Bayern se ha vengado en el corazón 'Blue', con dos tantos de Serge Gnabry y uno de Robert Lewandowski (que ya suma 11 en la competición), dejando prácticamente sentenciado su pase a cuartos de final.

El Chelsea se lo veía venir y puso protecciones. Como ante el Tottenham el fin de semana, ha metido cinco defensas. Para resguardarse y ganar más profundidad con la que conseguir centros para Giroud.

Esto le ha entregado el balón y el dominio al Bayern, algo previsible, pero que no descontentaba al Chelsea.

A los ingleses les valía con aguantar y aprovechar alguna que tuvieran. El problema es que esta vez la pelota no ha entrado.

El Bayern ha tenido el balón y las oportunidades. Kingley Coman ha dispuesto de la primera. Carrera hasta el área, solo contra le portero, precipitación y disparo fuera.

Ha respondido Lewandowski. Pelota escorada, intento de globo y estirada de Caballero.

El argentino, por quinta vez titular por delante de Kepa Arrizabalaga, aguantaba el chaparrón, mientras que en ataque, los de Lampard, se conformaban con un tímido cabezazo de Giroud a las manos de Neuer.

En el intervalo hasta el descanso, Caballero aún ha tenido tiempo para sacarle un mano a mano a Lewandowski y Muller de encontrarse con el larguero en un remate de cabeza de espaldas.

Hasta ese momento, el plan le funcionaba al Chelsea. Estaban aguantando sin encajar.

Todo pudo cambiar nada más salir de vestuarios.

Pelota en largo a Mason Mount, el inglés se las ha apañado para disparar delante de Neuer. Ha rechazadozó el alemán y la bola le ha quedado muerta en el área. Ha llegado sobrado Barkley, quien ha pecado de exceso de confianza y se ha vuelto a encontrar con Neuer, impertérrito.

Se le acababa de ir la vida al Chelsea y no se había dado cuenta.

En los siguientes cinco minutos el Bayern ha matado la eliminatoria.

Gnabry ha bajado una pelota con el pecho, se la mandado en profundidad a Lewandowski y el polaco, consciente de la posición de sus compañeros, la ha puesto atrás casi sin mirar. En segunda línea ha entrado Gnabry para el 0-1.

Este resultado ya mataba al Chelsea, pero tres minutos después la película empeoraría.

Otra vez el polaco en profundidad, cabalgada de Gnabry y definición cruzada de Gnabry. La segunda estaca en el corazón 'Blue', el segundo gol de un Gnabry que ya le metió cuatro al Tottenham en su última visita a Londres.

Lampard ha desmontado la defensa de cuatro y ha quitado a Giroud, pero ya era tarde. Tarde para ellos, pero no para el Bayern, que aún ha estirado el resultado por medio de Lewandowski, tras una gran jugada de Alphonso Davies.

Para terminar de rematarlo, Marcos Alonso se ha autoexpulsado dándole un puñetazo a Lewandowski en una jugada sin balón.

Los londinenses empezaron entonando cánticos en honor a Drogba y han terminado siendo ridiculizados en el campo y en la grada, donde los bávaros han cantado irónicamente el 'Football is Comming Home', canción de apoyo a Inglaterra en la Eurocopa de 1996, que casualmente ganó Inglaterra.

El Chelsea tendrá que buscar un imposible en el Allianz Arena. Remontar un 0-3 en el campo en el que ganó su única Copa de Europa. Al menos tendrán un buen recuerdo del lugar.

Ficha técnica:

0 - Chelsea: Caballero; Alonso, Christensen, Rudiger, Azpilicueta (Pedro, m.73), James; Jorginho, Kovacic, Barkley (Willian, m.61); Mount y Giroud (Abraham, m.61).

3 - Bayern de Múnich: Neuer; Pavard, Boateng, Alaba, Davies; Thiago (Goretzka, m.90), Müller, Kimmich; Coman (Coutinho, m.66), Gnabry (Tolisso, m.85) y Lewandowski.

Goles: 0-1. Gnabry, m.51, 0-2. Gnabry, m.54 y 0-3. Lewandowski, m.76.

Árbitro: Clement Turpin (FRA) ha amonestado a Jorginho (m.49) y expulsado a Marcos Alonso (m.83) por parte de los locales y amonestado a Thiago (m.45) y a Kimmich (m.50) por parte de los visitantes.

Incidencias: Partido disputado en Stamford Bridge (Londres) ante 36.761 aficionados.

 

 

YOGA
Mikel TROITIÑO - FOKU
Loading player...


Konfinamendu egoerarako yoga ariketa batzuk proposatu ditu NAIZek, Mikel Troitiño Berasategiren eskutik. Grabaketa Foku agentziak egin du.

[Bigarren saioa: ‘Airea’]

[Hirugarren saioa: ‘Ura’]

[Laugarren saioa: ‘Lurra’]