Un invento «made in Italia» llena de máscaras de buceo el Hospital Donostia, para respiradores

La iniciativa viene de Italia, donde una empresa (Isinnova) consiguió convertir las conocidas máscaras de snorkel de Decathlon en dispositivos respiradores, muy necesarios en esta crisis. La respuesta de la sociedad italiana ha sido masiva, al igual que la de la sociedad guipuzcoana, que ha llenado de máscaras de buceo el Hospital Donostia.

NAIZ|2020/03/28
Isinnova
La empresa italiana Isinnova ha fabricado una válvula 3D que conecta la máscara de buceo con el ventilador. (ISINNOVA)

En las últimas horas ha circulado por las redes sociales un llamamiento para que las guipuzcoanas y guipuzcoanos que tuviesen máscaras de snorkel de Decathlon las donaran al Hospital Donostia.

Según ha confirmado Eitb.eus, la demanda ya está cubierta y de momento no se necesitan más máscaras de este tipo, que se pueden convertir fácilmente en respiradores. Un material sanitario imprescindible para los pacientes de coronavirus

Entre medio no ha faltado quien pensaba que la iniciativa era un «fake», pero desde la comisaría de la Ertzaintza que figuraba en el llamamiento por las redes sociales como puente para llegar hasta el Hospital Donostia se ha confirmado su veracidad y se constata que ha sido un éxito.

La iniciativa proviene de Italia, donde la empresa Isinnova consiguió convertir las conocidas máscaras de snorkel de Decathlon en dispositivos de respiración para los saturados hospitales. Con ello se consiguieron cientos de máscaras para los hospitales.

Un médico del hospital de Gardone Valtrompia (en Brescia, una de las provincias más afectadas por el coronavirus) trasladó a Isinnova la idea de usar estas máscaras que cubren todo el rostro como dispositivos de respiración en las UCI, material escaso ahora en el país.

Primero se probaron en el hospital de Brescia, pero iniciativas en otras ciudades como Parma, también golpeada por el Covid-19, han supuesto un aluvión de donaciones de máscaras en sus hospitales: en pocas horas se ofrecieron 800 donantes para las 50 máscaras que necesitaba el hospital.

Los autores de esta recogida fueron Filippo Schianchi y Nicolò Bortone, los dos estudiantes universitarios y el segundo hijo de un anestesista del hospital principal de la ciudad, que lanzaron en redes sociales la campaña #ParmaRespira para pedir a sus vecinas y vecinios que donaran estas máscaras de snorkel.

«Empezamos la campaña a las seis de la tarde y a la una de la madrugada ya habíamos conseguido todas las que necesitaba el hospital», explicó este viernes Schianchi en una entrevista en la radio local, Radio Parma.

Ni él ni su compañero, ambos estudiantes de ingeniería, esperaban esta respuesta masiva que ha llevado a crear un registro de usuarios de las máscaras para futuras donaciones, lo que demuestra según Schianchi que «la solidaridad es contagiosa».

Con impresoras 3D

Isinnova se puso en contacto con Decathlon, la empresa fabricante de las máscaras Easy Breath, que les entregó el diseño para poder modificarlas. En la empresa añadieron un nuevo componente también impreso en 3D, la llamada válvula Charlotte, y el conjunto fue enviado al hospital Chiari de Brescia, donde se probó con éxito.

Las autoridades sanitarias recibieron con entusiasmo la idea hasta el punto que la Protección Civil de Brescia compró 500 máscaras para repartir entre los diferentes hospitales, en una región, la de Lombardía, muy castigada por el coronavirus.

La iniciativa ha llegado ahora a Euskal Herria, comenzando por Gipuzkoa, y también con inmediata acogida.