El PSG se salva por la campana ante un Atalanta que ha pagado caro su esfuerzo (1-2)

Durante más de una hora ha estado el PSG fuera de la Champions, apuntando a repetir pasados fracasos, pero un arreón final le ha valido para darle la vuelta al marcador con goles de Marquinhos en el 90 y Choupo-Moting en el 93. El Atalanta, que iba camino de la gran sorpresa, ha pagado su gran esfuerzo en los últimos minutos.

Natxo MATXIN|2020/08/12
Psg
Las grandes estrellas del PSG, Mbappé y Neymar, acabaron apareciendo en el rush final. (David RAMOS/FOKU)

El PSG ha rozado su enésimo fracaso en Champions, pero el agotamiento de un Atalanta que ya acariciaba la campanada le ha permitido a los de Thomas Tuchel encerrarlo en propia área hasta caer de maduro. A la escuadra italiana le han sobrado cinco minutos para protagonizar una hazaña histórica.

El enorme esfuerzo realizado le ha acabado pasando factura cuando ya se relamía con la eliminación de un club todopoderoso, pero que precisamente por eso, por su chequera, dispone de jugadores desequilibrantes, Mbappé y Neymar, que han sido quienes han estado en el origen de los dos lances que le han dado la vuelta al electrónico.

La entidad parisina ya se veía volviendo a dar explicaciones una temporada más de un nuevo tropiezo continental, cuando una jugada sostenida por el brasileño ha acabado siendo empujada a las redes por un Marquinhos bastante desaparecido a lo largo de casi todo el encuentro en la dirección de su equipo, al igual que Ander Herrera.

Como suele ocurrir en estos casos, la diana del empate le ha dado alas al conjunto que la ha anotado y ha hundido al cuadro revelación de este torneo por su fútbol de ataque, que en esta oportunidad no ha salido tanto a relucir. Poco después, una incursión de Mbbapé ha finalizado en asistencia de gol para un Choupo-Moting que en los últimos diez minutos ha hecho más que el jugador al que ha reemplazado, Icardi, en el resto del choque.

Esta vez no se ha cumplido aquello de David contra Goliath, pero ha estado muy cerca, porque los de Gian Piero Gasperini, fieles a su estilo durante la primera media hora, le han tuteado al PSG, en lo que parecía un envite que apuntaba a entretenido por las cualidades ofensivas de ambas escuadras, pero que se ha ido volviendo más monótono a raíz del 1-0.

Este ha llegado a los treinta minutos de juego por mediación de Pasalic en una perfecta rosca con la zurda, que ha mantenido a la escuadra parisina fuera de la Champions durante más de una hora y ha estado a punto de mandar al traste una nueva inversión millonaria de Al-Khelaifi.

A partir de ese momento, el Atalanta ha plegado velas –apenas ha contragoleado– y, más que defenderse con orden, se ha beneficiado de la falta de puntería rival, especialmente un muy activo Neymar, entonado en sus arrancadas individuales, pero también bastante fallón en los últimos metros.

El sacrificio transalpino ha estado a punto de propiciar sus réditos, pero el desgaste físico y la acumulación de tarjetas han acabado por mandar al traste sus esperanzas de seguir adelante en la máxima competición continental. El PSG, por su parte, ha respirado tras verse con pie y medio fuera, y aguarda ahora a Leipzig o Atlético para medirse en semifinales.