Steilas alerta del curso escolar: «Solo Aragón, CAV y Nafarroa no han incrementado las plantillas»

La incertidumbre se mantiene a poco más de tres semanas del inicio previsto del curso escolar en Euskal Herria. Después de que los sindicatos navarros rechazaran el protocolo de su gobierno, Steilas alerta en la CAV de que no hay noticias de incremento de plantillas ni otros recursos para atender las nuevas necesidades.

NAIZ|2020/08/12
Captura_de_pantalla_2020-08-08_a_las_17.22.02
Aula vacia en un centro escolar de Bilbo. (Marisol RAMIREZ/FOKU).

El sindicato Steilas ha lamentado que, «a tres semanas» del inicio del nuevo curso escolar, «no se está concretando nada», por lo que ha dicho temer que se afronte con «la misma improvisación» que se sufrió en el último tramo del pasado curso tras la irrupción de la pandemia de covid-19. En este sentido, ha criticado que los protocolos de Educación de Lakua «plantean cosas pero no se dice cómo se van a ejecutar» ni se prevén incrementos de plantillas y presupuestos, con lo que «difícilmente se van a poder hacer las cosas mínimamente bien».

Tras la situación vivida en el sector educativo desde marzo, la representante de Steilas Ana Pérez ha admitido que en este nuevo curso la crisis sanitaria hará que los centros educativos tengan que afrontar de nuevo «una situación que no es fácil» y ante la que «probablemente se tendrán que hacer algunas cosas sobre la marcha». «Pero hay cosas que se podrían haber hecho con reposo y coordinándose con la comunidad educativa para que, al menos, el nivel de improvisación sea el mínimo», ha resaltado en declaraciones a Europa Press.

«No se puede hacer como que en septiembre todo va a ser normal», sostiene la representante de Steilas. Entiende además que «da la sensación de que el Departamento de Educación no escucha al Departamento de Sanidad» cuando alerta de los rebrotes y de la situación que puede desencadenarse en otoño.

Para Steilas, las medidas necesarias para afrontar el nuevo curso en la actual situación sanitaria requieren «aumento de presupuestos y de plantillas», a pesar de lo cual, «a día de hoy, Aragón, Navarra y el País Vasco son las únicas comunidades que no aumentan ni lo mínimo». Según ha advertido, en el caso de la CAV «a día de hoy, las plantillas son exactamente iguales a septiembre de 2019», con lo que «difícilmente se van a poder hacer las cosas mínimamente bien».

Junto al incremento de las plantillas, el sindicato ve «imprescindible» disminuir las ratios de alumnos por profesor para poder garantizar las distancias interpersonales, además de dotaciones de materiales por parte del Departamento de Educación, como ordenadores o tablets, al alumnado que no tiene acceso a ellos.

Garantizar clases presenciales frente a la desigualdad

En todo caso, Pérez considera que «las clases presenciales tienen que garantizarse para garantizar el derecho de educación a todo el alumnado y la igualdad de oportunidades». En este sentido, ha recordado que, durante la suspensión de las clases el pasado curso por la pandemia, se ha evidenciado la situación de«"desigualdad que hay dentro del sistema educativo de Euskadi, donde hay alumnado que se ha podido enganchar a las clases telemáticas» porque tienen un entorno que lo favorece y otro colectivo «muy importante» que no tiene posibilidad de acceder a esos recursos.

«La única manera de corregir esas desigualdades tan importantes en la educación pública es garantizar las clases presenciales. La educación, de alguna manera, se podría considerar como un servicio esencial y, ante eso, dotarle de los recursos humanos y materiales necesarios», ha reclamado.

De este modo, ha remarcado que el escuela es «más que un intercambio de contenidos curriculares» y supone «un espacio educativo más importante» y, en el caso de los sectores más desfavorecidos, «un espacio de seguridad» que garantiza también «comida de calidad diaria».

Por todo ello, ha reiterado que es «importantísimo» garantizar la presencialidad de las clases, sobre todo en el caso de los alumnos con mayor vulnerabilidad, y ha advertido de que el alumnado con necesidades educativas especiales ha estado «prácticamente abandonado durante estos seis meses».

Ha añadido que para llevar a cabo medidas que se plantean como la flexibilización de horarios para hacer las entradas y salidas más escalonadas o que el alumnado de Infantil sea acompañado por una persona del centro en la entrada y salida, «tendrá que haber personal».

También ha criticado que se vuelve a «cargar» en los equipos directivos de los centros la garantía de la salud del alumnado y profesorado y los protocolos de actuación. En Nafarroa, todos los sindicatos han dicho temer que puedan acabar teniendo situaciones de riesgo penal por asumir esta carga.

Según ha explicado, tras las movilizaciones conjuntas que los cinco sindicatos con representación en el sector efectuaron al final del pasado curso, se volverán a reunir al inicio de septiembre y, como ya advirtieron en su momento, analizarán si es necesario plantear movilizaciones o «ver qué se puede hacer ante esta situación de abandono».