Activistas de Mugitu! se hacen pasar por miembros de la Airef y ‘clausuran’ las obras del TAV

Miembros de Mugitu! Mugimendua, representando el papel de miembros del órgano ejecutivo de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), han procedido este jueves a ‘clausurar’ las obras del TAV en el subtramo Alesbes-Azkoien, en aplicación del estudio publicado hace escasos días por dicha entidad, en el que se recomienda al Gobierno español que se replantee la continuación de la construcción del TAV.

NAIZ|2020/08/13
Loading player...

Alrededor de diez miembros de Mugitu! Mugimendua han aparecido este jueves a las 11.00 en las obras del TAV, concretamente el subtramo Alesbes-Azkoien, donde han precintando máquinas e infraestructuras de la empresa OHL y subcontratas para paralizar la obra durante 20 minutos, tras lo cual han abandonado el lugar sin registrarse ningún incidente.

Los miembros de Mugitu! Mugimendua se han presentado en la zona de obras del viaducto de más de 1 km situado en Martzilla por encima de los sotos del río Aragón, lugar de gran interés ecológico protegido por ley.

Le han entregado al jefe de obras una orden de clausura y precintaje de las mismas. A continuación, han precintado las perforadoras que están realizando los trabajos para anclar los pilares de sustentación del viaducto, así como diversa maquinaria y camiones.

También han paralizado la circulación de camiones, al tiempo que los precintaban. En diferentes paneles, señales, maquinaria y otras infraestructuras han colocado adhesivos que indicaban la clausura de obras.

Estudio de Airef

A finales de julio, el organismo Airef (Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal) publicó un estudio en el que se recomienda al Gobierno español que se replantee la continuación de la construcción del TAV en las líneas pendientes de finalización de todo el Estado español.

En dicho estudio se critica que, siendo la del Estado español la red de TAV más extensa del mundo después de China, es la de menor uso, llegando a la conclusión de que la rentabilidad social de dicha infraestructura es nula o mínima y no compensa los elevados costes fijos de construcción.

Ello evidencia, según ha expresado Mugitu! Mugimendua en un comunicado, una «absoluta desconexión entre la planificación de esta macro-infraestructura y la disponibilidad de medios económicos». Asimismo, en el informe se indica que no aumenta la cohesión social, agudizando las disparidades territoriales.

También critica el hecho de que se ha construido sin tener en cuenta las necesidades de movilidad de la población, sin haberse realizado estudios de coste-beneficio adecuados ni estudios de evaluación de las infraestructuras ya realizadas, inflándose las cifras de viajeros potenciales y considerando muy a la baja los costes de construcción.

En cuanto a la toma de decisiones, este estudio denuncia la falta de procesos participativos abiertos a los diferentes agentes sociales y que las informaciones sobre los proyectos no se hacen públicas, dificultando las investigaciones de técnicos independientes.

Por último, denuncia el desequilibrio en lo referente a la financiación total ferroviaria, donde el 90% del a misma se dedica al TAV, que solo lo emplea el 10% del total de los viajeros de tren; mientras que solo un 10% de esta financiación se destina a los servicios de cercanías que, sin embargo, son requeridos por el 90% del total de usuarios de tren.

Mugitu! se ofrece a clausurar las obras

A la vista de «tan demoledoras criticas esgrimidas» a lo largo de estas casi tres décadas por los grupos opositores, Mugitu! Mugimendua emplaza a los diferentes gobiernos a «aplicar las recomendaciones de Airef y clausurar definitivamente todas las obras del TAV en Euskal Herria».

Según dicho estudio el porcentaje pendiente de financiación es del 58,2% en la Y vasca y del 96,4% en el corredor navarro, sin contar los previsibles sobrecostes. Eso quiere decir, en opinión de Mugitu! Mugimendua, que en los dos casos es mayor el gasto que falta para finalizar las obras que el ya realizado.

«Teniendo en cuenta la difícil situación económica en que se encuentran las arcas públicas a consecuencia de la crisis generada por el coronavirus, Mugitu! Mugimendua se ofrece a las instituciones a clausurar gratis todas las obras del TAV en Euskal Herria, ahorrando así los gastos de los trabajos de cierre y precintado», concluye el comunicado.