Evenepoel quiere ganar su primer «monumento» en Lombardia

La gran sensación del ciclismo mundial a sus 20 años se enfrenta este sábado a corredores experimentados como Nibali, Carapaz o Mollema. Alex Aranburu, séptimo en la Milano-Sanremo, Ion Izagirre y Mikel Nieve serán los tres vascos en la salida.

NAIZ|2020/08/14
Remco
Evenepoel ha estado estos días reconociendo el recorrido (DECEUNINCK)

Remco Evenepoel, lanzado a sus 20 añitos tras las victorias en Burgos y Polonia, será este sábado la principal atracción en la 114 edición de "Il Lombardía", segundo monumento de la temporada tras San Remo, ante rivales como el italiano Vincenzo Nibali, el ecuatoriano Richard Carapaz y el holandés Bauke Mollema, defensor de la corona.

La "carrera de las hojas muertas" ha cambiado el otoño por el verano, también una parte del recorrido, que quedará en 231 kilómetros con salida en Bérgamo y llegada a Como. Pero el interés de la prueba se refleja en la nómina de participantes.

Evenepoel (Deceuninck), la nueva figura del ciclismo mundial a sus 20 años, llega imparable. Ganador este año en San Juan, Algarve, Burgos y Polonia, aspira a su primer monumento. ¿Le podrá parar alguien? Ahí radica el interrogante que hace de la prueba lombarda una cita ilusionante.

Tratarán de frenar al ciclista de Schepdaal un buen numero se aspirantes, empezando por Bauke Mollema (Trek), quien defenderá el título logrado en 2019. También quiere la gloria el ilustre Vincenzo Nibali, también del Trek, estimulado por jugar en casa y con la experiencia de dos victorias en Il Lombardía.

En el Ineos la apuesta es el ecuatoriano Richard Carapaz, ya recuperado de la caída que sufrió en la cuarta etapa de la Vuelta a Polonia, después de ganar una etapa y llevando el maillot amarillo. Y otras apuesta razonable podrían recaer en corredores como el holandés Mathieu van der Poel (Alpecin-Fenix), tercero en el reciente Gran Piamonte.

El "Euskal Astana" tomará la salida con Alex Aranburu y Ion Izagirre en el equipo. En principio, el líder debería ser el danés Jakob Fuglsang, ganador de la Vuelta a Andalucía y segundo en Polonia, pero los magníficos resultados de Aranburu en las últimas clásicas italianas –segundo en el Gran Trttico Lombardo y séptimo en la Milano-Sanremo– obligan a colocarle también entre los candidatos.

El otro vasco en la salida será Mikel Nieve (Mitchelton), que también parece el hombre más fuerte de su escuadra a priori.

El recorrido sale de Bérgamo y concentra la dureza en los últimos 80 kilómetros. La primera dificultad es el Colle Gallo, le sigue el de Brianza como aperitivos de los cuatro puertos siguientes en la parte caliente del trayecto.

El ascenso a Ghisallo (km 158), con pendientes de hasta el 14 por ciento en carreteras anchas con curvas cerradas ya puede ofrecer una primera selección de favoritos, que enseguida y sin respiro afrontarán la subida de la Colma di Sormano, un muro de apenas 2 kms con rampas de hasta el 25 por ciento.

Con más de 200 kms en las piernas llegará el ascenso a Civiglio, con pendientes casi siempre en torno al 10%. Si el grupo aún no ha quedado destrozado quedará la última subida de San Fermo della Battaglia. La pendiente es de alrededor del 7% (máximo 10%) y la cima está a 5 kms a meta. Un descenso tras el que la gloria espera al más rápido y resistente.