La recaudación de Araba, Bizkaia y Gipuzkoa baja un 16% hasta agosto, 1.610 millones menos

Las tres haciendas de la CAV han recaudado un 16,6% menos que en los ocho primeros meses de 2020. Esto se debe al aplazamiento del pago de impuestos y a la disminución de la actividad provocada por la pandemia del covid-19.

NAIZ|2020/09/15
Hacienda
Sede de la Hacienda foral alavesa. (Jaizki FONTANEDA/FOKU)

La recaudación fiscal de las tres haciendas de la CAV cayó un 16,6 % hasta agosto al ingresar 8.068,4 millones de euros, 1.610,8 millones menos que en el mismo periodo del año anterior debido al aplazamiento del pago de impuestos y a la disminución de la actividad económica debido a la pandemia.

Este descenso de la recaudación es, sin embargo, inferior al registrado hasta julio, cuando la caída rozó el 20 %. De hecho, la Hacienda Foral de Araba ha valorado la «ligera mejoría» de agosto y ha instado a esperar a final de año para conocer el impacto real que la crisis sanitaria ha tenido en la economía, una vez cobrados los impuestos cuyo pago ha sido aplazado.

Por herrialdes el mayor descenso de la recaudación se ha registrado en Bizkaia, que ha ingresado 4.115,4 millones, es decir 991,1 millones y un 19,4% menos. En Araba la caída ha sido del 19,6% al lograrse 1.201 millones, 293 menos; mientras que en Gipuzkoa la bajada ha sido mucho menor, del 10,6% tras haberse recaudado 2.752 millones, 326 menos.

Fuerte descenso en Sociedades


En el caso de la imposición indirecta, los ingresos se han visto reducidos al haber decidido las haciendas retrasar determinados pagos a cuenta en IRPF e Impuesto de Sociedades, principalmente, para dar liquidez tanto a familias como a microempresas, pymes y autónomos.

En Bizkaia los impuestos indirectos bajaron un 19,2% y se quedaron en 2.145,7 millones (511,3 millones menos). El IRPF aportó 585,3 millones (-13,8%) y el Impuesto sobre Sociedades, en el que se ha establecido una deducción extraordinaria de la cuota efectiva, permitió ingresar 490,6 millones (-26,6%).

Por su parte, los impuestos indirectos sumaron 1.699,5 millones, lo que supone un descenso del 17,1% (350,2 millones menos). El IVA, que permite visualizar cómo marcha el consumo, representó 1.394,4 millones (-17,1% ) y el Impuesto de Hidrocarburos, 424,4 millones (-14,3%).

En Gipuzkoa el IRPF ha sido el único impuesto que ha subido (+2,8%) hasta llegar a 1.200,1 millones, debido a la «buena» campaña de la renta que acaba de finalizar, según ha explicado la portavoz de la Diputación, Eider Mendoza.

El Impuesto de Sociedades se quedó en 206,2 millones por el aplazamiento de los pagos, lo que supone un descenso del 28,9%, mientras que el IVA bajó un 15,9% hasta los 710,7 millones por el impacto directo en el consumo que ha tenido la pandemia. La Diputación mantiene la previsión de que su recaudación disminuya un 20% a final de año.

En Araba se han ingresado hasta agosto 612 millones mediante impuestos directos, es decir un 13,9% menos. El IRPF bajó un 11,3% para quedarse en 465,4 millones, aunque el apartado relativo a las retenciones de trabajo, que marcan la tendencia del empleo y los salarios, apenas se redujo un 0,6%. El Impuesto de Sociedades aportó 102,6 millones, un 29,6% menos.

La imposición indirecta permitió por su parte recaudar 506,3 millones, lo que se tradujo en un descenso del 23,4%. El IVA se desplomó un 27% y solo aportó 330,2 millones y el Impuesto de Hidrocarburos recaudó 111,4 millones, es decir que el descenso fue del 20%.

ERLAZIONATUTAKO ALBISTEAK