Bidasoa Irun enlaza su tercera victoria liguera antes de recibir este martes al Nexe croata

Bidasoa Irun ha encadenado ante el Bada Huesca (27-21) su tercer triunfo seguido liguero, con lo que lidera la cabeza de la tabla, junto a Barcelona, Granollers y Ademar. Una victoria que les permite a los de Jacobo Cuétara afrontar con mucha moral el duelo del próximo martes frente al Nexe croata.

NAIZ|2020/09/20
Bidasoa
Bidasoa ha encadenado su tercera victoria liguera ante el Huesca y encabeza la tabla clasificatoria junto a Barcelona, Granollers y Ademar. (Idoia ZABALETA/FOKU)

Bidasoa Irun sigue imparable en la competición liguera, tras sumar su tercer triunfo en otros tantos encuentros, el último este mediodía frente al Bada Huesca, que solamente ha opuesto resistencia en los primeros compases del choque.

Tanto en defensa como en ataque, los pupilos de Jacobo Cuétara han demostrado mucha seriedad y solo se han permitido ir por debajo en el marcador durante un instante (2-3, m.4), pues a partir de ahí, el conjunto irundarra ha ido abriendo diferencias poco a poco.

La máxima del primer tiempo ha llegado con el 12-6 en el minuto 18, fruto, entre otras cosas, de una defensa 5-1 que se les ha atragantado a los oscenses. La distancia se ha mantenido en el marcador (17-11) cuando ha llegado el momento del descanso.

Como cabía prever, el ritmo ha decaído en la segunda parte, marcada por las expulsiones de Da Silva –tres exclusiones– y Bonanno –dura falta a Asier Nieto– y por reservar fuerzas de cara al trascendental choque de ida de la European League –Artaleku, martes, 20.15–, aunque sin que Bidasoa permitiese que se redujesen las diferencias.

El encuentro ante el Bada Huesca ha supuesto, además, el debut como local de Tao Gey –ya jugó la semana pasada en Cangas–, anotando desde el punto de penalti.

Anaitasuna suma su primer punto y Zuazo sigue sin ganar

Anaitasuna sumó ante Benidorm (25-25) su primer punto de la temporada, al transformar un penalti sobre la bocina Gastón y enjugar cuatro goles de desventaja en los últimos tres minutos de encuentro. Una defensa presionante por toda la pista ordenada por el técnico Quique Domínguez descompuso al cuadro local, que cometió varios errores en cadena.

El cuadro navarro comenzó el envite de manera inmejorable, con una defensa muy adelantada, que cortocircuitó la circulación de balón del Benidorm y permitió a los visitantes ponerse con un 6-9 en el minuto 22, diferencia que se vio rebajada a una diana (10-11) al descanso.

Sin embargo, la mayor profundidad de banquillo de los anfitriones les permitió darle la vuelta a la tortilla, gracias a la buena actuación ofensiva de Porras y las paradas de Tercariol, hasta anotar Pabán un 25-21 que parecía definitivo. No fue así y el espíritu indomable de Anaitasuna acabó por creer, al menos en el empate, hasta que lo consiguió.

Peor suerte tuvo Zuazo, que sigue sin conocer la victoria tras dos jornadas disputadas. Las vizcainas cayeron ante el Valladolid (26-31), un rival directo para meterse en los cuatro primeros puestos del grupo, pese al buen comienzo que protagonizaron.

Pero ese inicial dominio se fue diluyendo hasta que las visitantes se pusieron por delante en el luminoso (5-6), condición que no abandonarían hasta el minuto 35, cuando las de Joseba Rodríguez lograron igualar la contienda (17-17) con un siete metros.

La igualdad en el marcador se mantuvo durante varios minutos y parecía que Zuazo podía volver a hacerse con el mando del encuentro, pero el Valladolid apretó el acelerador en la portería y en sus contras para abrir una nueva brecha de tres dianas ya insalvable y que se iría hasta las cinco definitivas.