Los militares eligen a Ba N'Daou nuevo presidente de Mali para intentar satisfacer a la Cedeao

Ba N'Daou ha sido elegido por la junta militar nuevo presidente de Mali. A pesar de ser exministro de Defensa y tener vínculos con el Ejército, podría ser considerado un civil, lo que satisfaría las demandas de la Cedeao y, además, permitir que los militares mantengan el control de país.

NAIZ|2020/09/21
Goita
El coronel Assimi Goïta, presidente del Consejo Nacional para la Salvación del Pueblo (CNSP) y futuro vicepresidente, durante el funeral del expresidente Moussa Traore el pasado viernes. (Michele CATTANI/AFP)

El civil Ba N’Daou, exministro de Defensa, ha sido hoy elegido presidente del proceso de transición en el país, en vísperas del ultimátum que dio la Comunidad económica Africana (Cedeao) al país africano para que se nombrara a un presidente civil.

N’Daou ha sido elegido por un colegio en el que están representado el Consejo Nacional para la Salvación del Pueblo (CNSP, que dio el golpe), así como el principal movimiento opositor M5-RFP y representantes civiles y políticos, según anunció la televisión radio nacional del país ORTM.

El presidente del CNSP, el coronel Assimi Goïta, ha sido elegido como vicepresidente, con lo que los militares mantienen el control del país.

De hecho, ha sido el propio Goïta el que ha anunciado el nombramiento de N’Daou como presidente y que la toma de posesión será este viernes.

La designación de N’Daou, que técnicamente puede ser presentado como civil pese a sus vínculos con el Ejército, parece una maniobra de los golpistas para atender las recomendaciones de la Cedeao y seguir controlando el país. La junta militar llegó a advertir la pasada semana del riesgo de que Mali fuera objeto de «un embargo total» si no se hacían caso a las recomendaciones de la Cedeao.

N’Daou, que fue coronel, fue nombrado ministro de Defensa y Veteranos en 2014 tras la dimisión de Soumeylou Boubèye Maiga a raíz de las derrotas sufridas por el Ejército ante los grupos armados tuareg, que iniciaron un levantamiento en el Azawad para reclamar la independencia o una mayor autonomía.

Sin embargo, dimitió en 2015 por su negativa a que los milicianos del Movimiento Nacional para la Liberación del Azawad (MNLA) se reintegraran en las Fuerzas Armadas a raíz del acuerdo de paz firmado en Argelia para intentar solucionar el conflicto, después de que los yihadistas secuestraran el levantamiento y reforzaran sus posiciones.