Al menos 81 líderes sociales muertos en ataques en el primer semestre de 2020 en Colombia

Al menos 81 líderes sociales, políticos o comunales han muerto en ataques durante el primer semestre de 2020 en Colombia, una violencia que sigue en aumento, según un informe de la Misión de Observación Electoral, que ha alertado de que «si no tomamos medidas urgentes, nos vamos a quedar sin líderes».

NAIZ|2020/09/22
Colombia
Manifestante en una protesta en Cali. (Luis ROBAYO/AFP)

Al menos 81 líderes sociales, políticos y comunales han muerto en ataques y atentados durante el primer semestre de 2020 en Colombia, periodo en el que se registraron 248 hechos de violencia contra ellos, según ha revelado este martes la Misión de Observación Electoral (MOE) en un informe.

El documento señala que aunque  la situación sigue siendo «muy preocupante, pues muestra que la violencia no cesa, ni se ve reducida sustantivamente». Las muertes violentas aumentaron con respecto a los primeros seis meses del año anterior, cuando se documentaron 61.

«Lo que este informe nos muestra es que lo que está pasando es una tragedia en términos locales. Cada día son mayores los ataques a los liderazgos que trabajan por transformar la realidad de sus comunidades. Si no tomamos medidas urgentes, nos vamos a quedar sin líderes», ha alertado la directora de la MOE, Alejandra Barrios.

El organismo ha destacado además que durante la primera parte de la cuarentena obligatoria por la pandemia del coronavirus, entre el 25 de marzo hasta 11 de mayo, la violencia se redujo en un 50 %, lo que no afectó el total de los hechos documentados entre enero y junio y «evidencia que la violencia el resto del tiempo (sin confinamiento) fue mayor que en 2019».

«Tuvimos dos picos de violencia: el mes de enero, donde se presentaron 62 hechos, (...) pero el 12 de mayo, lamentablemente empieza a incrementarse de una manera muy fuerte la violencia contra los diferentes liderazgos», ha explicado Barrios.

El organismo ha señalado que en el primer semestre de 2020, el fenómeno de violencia contra los líderes siguió la misma tendencia que en años anteriores y se concentró en los departamentos de Cauca, Arauca, Norte de Santander, Antioquia y Córdoba.

La mitad, activistas sociales

Los liderazgos más afectados fueron los activistas sociales que sufrieron el 50 % de los hechos de violencia.

«Si bien la violencia contra estos ha ido en aumento, lo más preocupante fue la letalidad de las agresiones, pues el número de asesinatos contra ellos se incrementó en un 85 %», ha subrayado la MOE.
 
Los líderes políticos fueron el segundo tipo de liderazgo más afectado con 89 casos registrados, seguido de los 35 hechos de violencia cometidos contra los líderes comunales.

El organismo además ha pedido «una vigilancia particular» a la situación de los liderazgos étnicos, víctimas del 13 % de los hechos violentos registrados, especialmente en los departamentos de Cauca, Valle del Cauca y Chocó.

Violencia contra mujeres

La MOE ha alertado también que el tipo de violencia que se ejerce contra las lideresas presenta una tendencia creciente y está asociada a una violencia estructural de género, que se convierte «en una medida de disuasión contra otras mujeres a participar en los espacios de toma de decisiones y gobierno».

«El 64,2 % de los asesinatos se dieron en zonas priorizadas por el Estado para evitar los focos generadores de la violencia», señala esten organismo, que subraya que la presencia de grupos armados ilegales en 73 de los 109 municipios en los que se registraron agresiones no constituye la única causa de la violencia contra los líderes, por lo que resulta indispensable avanzar hacia el reconocimiento de otros actores e intereses detrás de la violencia.