Enric Gallego vuelve a entrenar de manera parcial con sus compañeros

Enric Gallego ha entrenado por primera vez con sus compañeros después del golpe que sufrió en la rodilla durante la final de la Euskal Herriko Txapela jugada en Anoeta. El delantero catalán ha disputado varios partidillos a espacio reducido y posteriormente ha vuelto a ejercitarse con el readaptador físico.

Natxo MATXIN|2020/09/22
Gallego
Pronto estará Enric Gallego de nuevo disponible para Arrasate. (Iñigo URIZ)

En breve, el técnico rojillo, Jagoba Arrasate, podrá contar con Enric Gallego, que ha vuelto a ejercitarse por primera vez con el resto de la plantilla en las instalaciones de Tajonar y parece encaminado su restablecimiento del golpe en la rodilla que sufrió frente a la Real y que le obligó a retirarse al comienzo de la Euskal Herriko Txapela jugada en Donostia.

El delantero catalán ha participado en varios partidillos en espacios reducidos –el míster vizcaino ha dividido la plantilla en tres equipos diferentes–, hasta que finalmente ha mantenido un pequeño riffi-raffe con Roberto Torres tras encontronazo mutuo por un balón, que no ha trascendido a mayores más allá de un liguero intercambio de opiniones, momento que ha servido para apartar al ariete, quien ha trabajado posteriormente con el readaptador físico.

También ha trabajado sin mayores contratiempos, como ya lo hiciese a finales de la pasada semana, Unai García, al igual que Herrando y Asier Córdoba, el central recuperando ritmo competitivo tras su grave lesión y el bilbotarra superando algunas molestias musculares.

Sin embargo, no han entrenado con el resto del plantel, Nacho Vidal, Aridane y Oier. El primero, que ha visualizado los partidillos desde la banda junto al lesionado de larga duración Darko, posteriormente ha correteado por libre, con menor carga de trabajo. El lateral derecho alicantino acabó con una sobrecarga frente al Getafe, pese a salir desde el banquillo para disputar los últimos 25 mintuos.

Por su parte, el central canario ha recibido tratamiento tras las molestias en el abductor derecho ocasionadas en el encuentro frente a los azulones. En el caso del capitán rojillo ni siquiera se le ha visto por los exteriores de Tajonar, pues también se ha decidido que acometiese una menor carga de trabajo que el resto.

Quien sí se ha dejado ver saliendo de las instalaciones osasunistas a bordo de su automóvil ha sido a Jony, quien todavía no puede entrenar con el resto hasta no conocer el resultado de las dos pruebas PCR a las que se ha sometido y obligatorias por la LaLiga. El jugador también ha superado el correspondiente reconocimiento médico y ya es a todos los efectos rojillo, tras solventarse algunos flecos de última hora en su contrato.